lunes, 3 de marzo de 2014

Ley General de Educación

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Tres meses después de que los 32 gobernadores del país se reunieran en la sede de la Secretaría de Educación Pública con el presidente Enrique Peña Nieto, para abordar, como tema central, la ruta a seguir en la reforma educativa, en Veracruz, el gobierno del estado turna a la Legislatura la iniciativa de la Ley General de Educación.
El 3 de diciembre del año pasado, el ejecutivo federal planteó a los gobernadores la hoja de ruta, que incluía la asignación de responsabilidades y plazos para implementar los cambios en las entidades del país.
Para esa fecha ya se habían consumado en el ámbito federal, al menos en términos legislativos, los cambios más importantes: la reforma Constitucional fue aprobada en el Congreso de la Unión el 21 de diciembre de 2012; y en febrero de 2013 fue promulgada por el presidente de la República, con el aval de la mayoría de las entidades.
El 10 de septiembre de ese mismo año, Enrique Peña Nieto promulga las leyes secundarias: la General de Educación; la del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación; y la General del Servicio Público Docente.
Los pasos siguientes representan un esfuerzo de las entidades del país para homologar sus respectivas legislaciones. Eso ocurrió en Veracruz apenas este lunes, cuando el gobernador Javier Duarte anunció que la iniciativa sería turnada al Congreso local, donde se prevé una aprobación inmediata, dadas las condiciones de mayoría calificada del PRI y sus partidos aliados, subordinados o satélites.
Lo cierto es que la realidad de nuestro país en materia educativa es muy pobre: el más reciente ejercicio confiable de valoración ocurrió en 2012, con el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (Pisa); el resultado ubica a México como uno de los países con mayor atraso: en matemáticas, por ejemplo, nuestros estudiantes se encuentran 80 puntos abajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico; tardaría nuestro país 25 años en alcanzar a las naciones desarrolladas. En lectura, el nivel es todavía peor porque a este ritmo, nos llevaría 65 años alcanzar a los más adelantados de la lista de los 34 países que integran la OCDE.
Por otro lado, la prueba Enlace, que este año ya no se llevó a efecto, consignó en 2013 que en matemáticas, la mitad de los alumnos de secundaria y preparatoria tenían un nivel insuficiente; son estudiantes que al incorporarse al ámbito laboral, difícilmente podrán tener un óptimo desarrollo, dadas sus deficiencias y precaria formación.
A ello se suma el hecho de que por cada 100 niños que ingresan a primaria, solo 66 terminan la secundaria; en el bachillerato quedan únicamente 25; y apenas 13 de ellos concluyen estudios profesionales.
Hasta hoy, el sistema educativo mexicano ha sido un fracaso, a pesar de que en este país, uno de cada cinco pesos se gasta en educación.
A eso se debe el golpe de timón del gobierno federal y la línea marcada a las entidades del país para que homologuen sus leyes. En Veracruz, donde la vida corre despacio, comenzaron las prisas porque el plazo para la aprobación vence el 12 de este mes y de ahí la convocatoria para sesión extraordinaria en el Congreso local. @luisromero85
Publicar un comentario