jueves, 13 de marzo de 2014

Universidad Veracruzana

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Este lunes 10 de marzo, un grupo de evaluadores del Consejo Nacional para la Calidad de Programas Educativos en Nutriología llegó a la Facultad de Nutrición de la Universidad Veracruzana para revisar programas e instalaciones, con miras a la reacreditación de calidad.
Dos semanas antes, el jueves 27 de febrero, la Facultad de Ciencias Agrícolas de la UV inició la misma revisión. En el evento correspondiente, la rectora Sara Ladrón de Guevara habló de un importante avance en la última década para lograr que los Comités Interinstitucionales y el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior avalen los programas educativos de las facultades de esta casa de estudios.
Sin embargo, apenas este miércoles 12, la máxima autoridad de la UV reveló que el 30 por ciento de las licenciaturas no cuentan con esa certificación, lo que nos remite a temas vinculados con la calidad académica.
Recordamos que en el marco del reciente proceso de selección del rector que relevaría a Raúl Arias Lovillo, el ex secretario de educación de Veracruz y también ex rector de la UV, Víctor Arredondo Álvarez, presentó su diagnóstico de la institución y alertó que el índice promedio de eficiencia terminal iba a la baja, pues apenas alcanzaba el 40 por ciento; es decir, 30 puntos abajo del promedio nacional.
Por otro lado, tres de cada diez alumnos del área de formación básica de la UV fueron ubicados en casillas de riesgo académico.
Por cierto, los datos que manejó en su momento Víctor Arredondo sobre el tema de la acreditación de calidad de las facultades son muy diferentes a los proporcionados por la rectora Ladrón de Guevara; ella habla del 30 por ciento, mientras el ex rector apuntaba el 47 por ciento.
Lo lamentable, en todo caso, no es la diferencia en las estadísticas, sino el sitio que ocupa la Universidad Veracruzana en el contexto nacional, porque se habla de un desplome considerable al pasar en la última década del lugar 12 al 21 de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación; del 14 al 29 en los programas del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior; y del 9 al 25 en programas de calidad.
Todo eso contribuyó a que la UV fuera rebasada por otras instituciones, como la Universidad Autónoma de Nuevo León, la UdeG, la Autónoma de Puebla, la del Estado de México y la de Coahuila.
Esperemos ahora que ese rezago sea superado para que esta casa de estudios avance en cuanto a su nivel académico y a su reconocimiento, y que recupere el prestigio perdido, a fin de que la UV sea referencia de calidad en la formación de profesionistas de alto nivel y no material para las notas vinculadas a la opacidad y a las irregularidades administrativas.
Recordemos que hace un mes, a mediados de febrero del presente año, la Auditoría Superior de la Federación emitió observaciones a la universidad por un monto superior a los 364 millones de pesos, correspondientes al ejercicio 2012.
Lo deseable, en síntesis, es que la Veracruzana sea orgullo del estado y no vergüenza administrativa. @luisromero85
Publicar un comentario