miércoles, 2 de abril de 2014

Incorporación Fiscal y economía informal

Luis Alberto Romero
Hora Cero

En el tema de los impuestos, nuestro país ha realizado esfuerzos por combatir evasión y elusión fiscal. Cada gobierno en turno realiza las reformas que puede para alcanzar una mayor recaudación; sin embargo, los números, que son la base de los estudios económicos, nos dicen que México se ubica entre los países con más baja tasa de recaudación, menos del 10 por ciento del Producto Interno Bruto, si exceptuamos a los ingresos petroleros.
Por otro lado, la tasa de evasión fiscal es de las más altas; entre 30 y 40 por ciento de la recaudación potencial, lo cual nos habla de serias deficiencias en el régimen tributario.
Actualmente, la mayor parte de los ingresos del país, mediante el cobro de impuestos, proviene del ICA y del ISR de personas morales y físicas con retenciones de salarios, ingresos por arrendamientos, servicios profesionales y actividades empresariales; en esos rubros, de acuerdo con estimaciones oficiales, la tasa de evasión es del 25 por ciento, lo que equivale al 3 por ciento del Producto Interno Bruto.
Todas las reformas, sin excepción, se han enfocado a subir la tasa de impuestos o a la creación de nuevos gravámenes para elevar la recaudación; en todos los casos, el fracaso es producto de las deficiencias a la hora de incorporar a la economía informal. La evasión sigue siendo un problema sin resolver en este país.
De alguna manera, para combatir esta situación, la Secretaría de Hacienda, dentro de la Reforma Fiscal 2014, eliminó el Régimen de Pequeños Contribuyentes e incluyó el Régimen de Incorporación Fiscal para encasillar a las personas físicas que registran poca capacidad económica y administrativa.
Para alentar la incorporación de contribuyentes, se dio a conocer un programa de descuentos en el Impuesto Sobre la Renta, que incluye reducciones del 100 por ciento en el primer año, 90 en el segundo y así sucesivamente hasta llegar a un descuento del 10 por ciento en el décimo año; cumplido este plazo, las contribuyentes inscritos deberán tributar en el régimen de personas físicas con actividades empresariales.
En sus cuentas alegres, el Servicio de Administración Tributaria afirma que debido a los estímulos y a las facilidades otorgadas, 4 millones 100 mil contribuyentes se incorporaron al nuevo régimen.
Aristóteles Núñez, jefe del SAT, señaló que quienes se incorporen podrán contar con acceso a financiamiento y seguridad social, además de la posibilidad de ampliar su cobertura operativa y estar exentos del pago de impuestos durante el primer año.
Lo que no calcularon es el nivel de descontento social, las críticas al nuevo régimen y las resistencias de sectores que se sienten afectados por las nuevas reglas.
En Xalapa, Ernesto Pérez Astorga, presidente de la Canaco local, estimó que el comercio informal aumentó en un 60 por ciento en los últimos dos meses. Expuso que muchos pequeños contribuyentes optan por suspender actividades formales, como una consecuencia de una economía deprimida y de las nuevas disposiciones fiscales.
El representante del comercio organizado sostuvo que la informalidad podría aumentar en un 80 por ciento en esta capital.
Es curioso, pero mientras enormes filas se observaban en las oficinas del SAT en Xalapa, contribuyentes tramitando de última hora su firma electrónica avanzada, la fiel, muchos más están pensando la manera de evitar el grillete que coloca hacienda, para incorporarse a la economía informal. @luisromero85, http://luisromero85.blogspot.mx/
Publicar un comentario