jueves, 24 de julio de 2014

Los Tuxtlas y el turismo

Iván Calderón
Perfilando

Si algo tiene Manuel Rosendo Pelayo es que es un personaje directo y sin máscaras.
Con un trato gozoso “Chendo” como lo conocen sus amigos quizás demuestre el uso de una política compuesta, sin ejercer auténticos compromisos, y dejándolos a todos entre guasa y risa.
Pero no, quién fuera diputado local, titular de la junta de mejoras del Estado, funcionario del Orfis y ahora presidente municipal de San Andrés Tuxtla es un hombre que sabe perfectamente el que terreno pisa.
 Rosendo es hombre derecho y nunca pretende tapar el sol con un dedo.
El munícipe sanandrescano al igual que algunos de sus homónimos Veracruzanos, han hecho más que magia en estos más de 7 meses de gobierno.
Con las finanzas quebrantadas, herencias en deuda pública y sin recibir las famosas participaciones federales a tiempo e incompletas, el munícipe hace lo imposible posible para generar bienestar para su pueblo.
San Andrés Tuxtla afortunadamente es una población que lo tiene todo y a través de mecanismos bien aplicados logrará mover la economía de esta región.
El primer edil ha demostrado su trabajo con hechos.
Como prueba fehaciente de esto se presentó la marca “San Andrés Tuxtla, naturalmente mágico”
Aquí gracias a un esfuerzo conjunto con la Sectur que preside el cada vez más delgado Harry Grappa, el mandatario municipal potencializará el turismo no solo en su municipio, si no en toda la zona de la Tuxtlas.
A parte de ofrecer las múltiples bellezas naturales de esta encantadora tierra, se brindan las experiencias necesarias para que el visitante regrese y recomiende a esta parte del territorio veracruzano.
Hay que decirlo, Manuel Rosendo es un político centrado en la realidad y tiene muy en claro que los problemas no se pueden esconder.
Sin disimulos el primer edil de San Andrés ha sido muy objetivo.
En reiteradas ocasiones ha puntualizado que uno de los principales conflictos para un mayor detonante de la actividad turística es sin lugar a dudas el mal estado de sus caminos y carreteras.
A como están las cosas en Veracruz nada se puede cubrir.
Es cierto, las carreteras ya sean de circunscripción estatal o nacional se encuentran en deplorable situación.
Sencillamente ni en SCT, ni mucho menos en la tan señalada SIOP hacen nada por el estado.
Pero la culpa de esto no la tienen ni las autoridades locales, ni mucho menos los prestadores de servicios quienes con circo, maroma y teatro atienden a los viajeros.
Determinado como es Rosendo Pelayo ha asegurado que el pueblo de San Andrés Tuxtla y toda la región de sus diversas debilidades sacarán sus fortalezas.
Nada, ni nadie detendrá el fortalecimiento de la industria sin chimeneas en la Suiza Veracruzana.
La reactivación turística de los Tuxtlas es sin lugar a dudas el camino correcto para la reactivación económica en la zona tuxtleca.
Sin voltear atrás Manuel Rosendo ejerció una fuerte alianza con su pueblo y sobre todo con los prestadores de servicios para ofrecer una estancia única a los turistas nacionales y extranjeros que arriban a este mágico y hermoso lugar.
Chendo es uno de esos alcaldes que no se sienta a esperar a que las cosas le caigan del cielo.
Inquieto como siempre está poniendo su grano de arena para preparar la transformación real del municipio.
Solo falta el efectivo apoyo del gobierno del estado y del gobierno federal, el sueño de miles de tuxtlecos se haga realidad.
Extraordinariamente Manuel Rosendo desde su esfera local propone y busca la manera de generar ingreso mediante la consolidación turística.
Rosendo construye paso a paso un mejor futuro para su pueblo.
Es innegable, nadie puede solo, se debe de contar con el apoyo de todos.
Javier Duarte de Ochoa como candidato y como gobernador ha asegurado que este sería el sexenio de los Tuxtlas.
Los tuxtlecos tenemos esa gran esperanza.
Ya está en marcha otro periódico vacacional, pero aún se está a tiempo.
Estamos prestos que la palabra del Gobernador se cumplirá.
Mientras tanto también los invito a disfrutar de mi querido San Andrés y de todo los Tuxtlas.
Efectivamente, es un lugar naturalmente mágico.
A sus órdenes.

@IvanKalderon
Publicar un comentario