domingo, 3 de agosto de 2014

Ahued y los taxis

Brenda Caballero
Números Rojos

Y el plazo llegó para presentar la primera declaración del Régimen de Incorporación Fiscal el pasado 31 de julio. Ya no hubo prórroga como algunos esperaban; incluso, no hubo cambios ni milagro para cambiar a cuota fija. Los pequeños comerciantes ahora dirán: “¡No se pudo!” a pesar de las presiones de algunos grupos y los múltiples letreros en los taxis de “No a la Incorporación Fiscal, sí a la Cuota Fija”.
Contrario a lo que muchos esperábamos, la herramienta “Mis Cuentas” del portal del Servicio de Administración Tributaria (SAT), donde los contribuyentes del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) presentan las declaraciones, no estuvo lento, no se trabó, incluso estaba rápido y ágil. ¿Será que por fin la Autoridad logró poner buenos parches a su sistema o porque realmente no obtuvieron las declaraciones que esperaban?
Checo los comunicados de prensa en la página del SAT y no hay información con respecto al Régimen de Incorporación Fiscal, por lo que dudo mucho y casi puedo apostar que no declararon los 4.2 millones de contribuyentes del Régimen de Incorporación, ¡vamos! ni siquiera la mitad.
Hace algunos días leí en internet que el diputado por Xalapa Urbano, Ricardo Ahued Bardahuil, presentó un Anteproyecto de Punto de Encuentro donde exhortaba al gobernador Javier Duarte su intervención ante el Ejecutivo Federal a fin de que considerara en la próxima Ley de Ingresos de la Federación cambios fundamentales, o mejor dicho, algún tipo de facilidad para el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de las unidades concesionadas de transporte público, especialmente al grupo de los taxistas.
Ahued le echa números y dice: “Si son 55 mil taxis, de diez pesos diarios como una cuota única al año, estaríamos hablando de más de 190 millones de ingresos, nada más de taxis. El resto de los transportes que suman otros 30 mil, estarían aportando otros 185 millones y casi logramos los 400 millones de ingreso que no tiene Veracruz”.
Con estas cuentas, Ahued propone que a los vehículos concesionados por el estado, la Federación les facilite para el próximo año un pago de cuota fija y ésta sea cedida a Veracruz, dentro del marco de Ley de Coordinación Fiscal.
Realmente la propuesta del diputado parece coherente, incluso reconozco que dentro del Congreso Local es de los que más trabajan y atienden a la ciudadanía, pero no estoy de acuerdo si consideramos los siguientes puntos.
Es realmente inequitativo que sólo se tome a los concesionarios de autotransporte, ¿Por qué no incluir a los pequeños comerciantes que tienen las mismas limitaciones? Él menciona que la diferencia con un negocio que compra y vende es que éste tiene una bodega; sin embargo, los negocios como tienditas, papelerías , mercerías y similares que van al día, también quisieran tener una cuota fija.
Ahued propone una cuota para beneficio del estado; sin embargo, recordemos que cuando los taxistas pertenecían al Régimen de Pequeño Contribuyente (Repeco) ya tenían una cuota fija de 161 pesos que muchos no pagaron, incluso, si se solicita la información de los concesionarios de taxi con adeudo a la Secretaría de Finanzas y Planeación de Veracruz, encontraremos que muchos de ellos deben de uno hasta siete años de contribuciones de esa cuota fija. Ante esta situación, la Secretaría de Finanzas y Planeación de Veracruz les propuso un convenio de pago en parcialidades, muchos que a la fecha adeudan.
Una característica especial en el otorgamiento de concesiones de autotransporte en Veracruz es que son “apadrinadas”, aclaro que no todas, pero sí en su mayoría. Es decir, se les da concesiones a los que tienen más poder, llámese políticos, empleados de gobierno, líderes de asociaciones, líderes sindicales, incluso hasta a los mismos diputados. Luego entonces, si el obligado es el concesionario, ¿Por qué dar facilidades de pago de impuestos a los que más tienen?
Recordemos que el pago de impuesto sobre la Renta es por la explotación de la concesión; es más, la concesión se otorga para que la trabajen, no para que la renten o hagan negocio con ella. Esa medida sería la primera en la que deberían intervenir las autoridades.
Recordemos también que muchos concesionarios tienen de empleado a un chofer, situación en la que deberían intervenir las autoridades para que el trabajador fuera protegido con un seguro social, además de otorgarle las prestaciones de ley. Aquí incluye también que el concesionario debería pagar la retención del Impuesto Sobre la Renta correspondiente, así como el Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, anteriormente llamado Impuesto Sobre Nómina.
Aclaro que no estoy en contra de los concesionarios del transporte público en Veracruz, tampoco en contra del trabajo presentado por el señor Ahued a favor de los taxistas, pero no se me hace justo fiscalmente hablando, con respecto de los demás contribuyentes del Régimen de Incorporación Fiscal que tuvieran una cuota fija. Es más, considero que la propuesta responde más a la presión de los transportistas veracruzanos y es totalmente política. Ojalá y me equivoque.

Email: caballero_brenda@hotmail.com
Publicar un comentario