domingo, 3 de agosto de 2014

La ley del odio

Ricardo Vázquez Salazar
Esfera Política

El fenómeno de la migración es un hecho histórico, enmarcado por una serie de circunstancias económicas y sociales que obligan a mexicanos y centroamericanos a arriesgar su vida para lograr establecerse en los Estados Unidos. La migración sigue avanzando, continuará creciendo, convirtiéndose en una crisis humanitaria cada día más grave, en la actualidad por el elevado número de niños detenidos por la migra estadounidense.
Las vicisitudes a las que se tienen que enfrentar los indocumentados son múltiples, inconvenientes delincuenciales durante su trayecto, como también legales; en Estados Unidos, pero también en territorio mexicano.
Una muestra de esto es el alguacil del condado de Maricopa –jurisdicción que incluye la ciudad de Phoenix., Arizona, Joe Arpaio; es conocido alrededor del mundo por sus extremas políticas antiinmigrantes, por ser racista y odiar a los mexicanos.
El polémico Arpaio, transfigurado en la pesadilla de los hispanos en Arizona, sigue dando mucho de qué hablar. En julio del 2010, una semana después que entrara en vigor la controvertida Ley SB1070 de Arizona contra la inmigración ilegal, supuestamente un cartel mexicano estaría ofreciendo un millón de dólares por su cabeza, según las cadenas CNN y FOX News.
La ley SB1070 de Arizona, conocida como “La ley del odio”, una abierta invitación a la persecución, el acoso y la discriminación de todos aquellos que parezcan o no indocumentados, faculta a cualquier elemento policiaco a interrogar a toda persona considerada como sospechosa sobre su estatus migratorio y consignarlo ante las autoridades de Inmigración.
Aquí en México, corporaciones policiacas siguen haciendo de las suyas, llevan a cabo en forma totalmente arbitraria redadas con los indocumentados, están imitando la ley de inmigración SB1070 de Arizona; policías municipales en coordinación con federales.
Autoridades municipales de Mexicali, Baja California, como en otras ciudades del Pacífico Mexicano, entregan indocumentados al Instituto Nacional de Migración, INM. Mexicali se está convirtiendo en ”la Arizona de los centroamericanos”. Rodulfo Figueroa, delegado regional de esta dependencia, “el Joe Arpaio mexicano”, en referencia al polémico alguacil de Arizona. Es señalado de provocar error entre los indocumentados, que ahora viven encerrados en pequeños albergues sudando ante los 50 grados en el ambiente. Como lo informa el periódico El Universal en su edición de este domingo.
La llamada “Ley del odio” se aplica del otro lado de la frontera norte, pero también de este lado. En la ruta del Golfo y en la del Pacífico, en distintas modalidades.
Veracruz no es la excepción. Este domingo, el periódico Notiver dio a conocer que por lo menos, dos agentes del Instituto Nacional de Migración, INM, el director comisario de la estación, Horacio Alcocer y el agente Alberto Bravo, son señalados de mantener una red de corrupción que incluye extorsión a familiares de centroamericanos en la estación migratoria de Acayucan, Veracruz.
Todo esto sucede a pesar de que el Instituto Nacional de Migración, INM, emprendió desde el inició de la presente administración federal, una limpieza al interior, ha despedido a más de mil trabajadores por actos de corrupción, por lo que con los recientes acontecimientos, un mayor número de funcionarios federales podrían ser dados de baja y pasar a formar parte de Renata, la reserva nacional de talentos.
Los migrantes representan un botín para los cárteles del narcotráfico, para las autoridades de migración y para los policías de cualquier nivel. “Lo que quieren es chingárselos”, había advertido con anterioridad el padre Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos de los migrantes y fundador del alberge Hermanos en el Camino ubicado en Ixtepec, Oaxaca.

rvazquez002@Yahoo.com.mx
Publicar un comentario