jueves, 7 de agosto de 2014

Engaño y desempleo

Luis Alberto Romero
Hora Cero

El caso del timo cometido contra 50 jóvenes veracruzanos por parte de la empresa Dexa, Desarrollo Xalapa Internacional, es fiel reflejo de la realidad del desempleo en nuestro país.
De acuerdo con la nota del reportero Francisco de Luna, publicada en las páginas de El Águila de Veracruz, los jóvenes fueron engañados por la citada empresa, que les ofreció un salario de dos mil 800 pesos semanales, a cambio de su trabajo en áreas administrativas.
Cuando los interesados acudieron al domicilio ubicado en la avenida Américas de la capital del Estado, les indicaron que recibirían una capacitación para obtener el empleo. Las pláticas se enfocaban a temas de superación personal y ahí los convencieron de entregar cantidades que llegaban a los 6 mil pesos.
Al final de las charlas motivacionales, los representantes de esa supuesta empresa les entregaron un paquete de perfumes que tenían que vender en las calles para recuperar su dinero. Previamente, tuvieron que pagar el precio del uniforme que también les entregaron.
Los jóvenes engañados con la falsa promesa de empleo protestaron este jueves en el centro de la ciudad y pidieron la intervención de las autoridades y medios de información, a fin de evitar que más incautos muerdan el anzuelo.
Se trata de una práctica común en nuestro país: vivales que ofrecen trabajo, aprovechando la necesidad de empleo de las personas, que entregan el poco dinero que tienen a cambio de una promesa que nunca se cristaliza.
Y es que a pesar de que las estadísticas oficiales hablan de la creación de más de 400 mil empleos formales en el primer semestre del año, el 36 por ciento más que el mismo periodo del 2013, la realidad rebasa a las cifras.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reportó hace dos meses que nuestro país registraba una tasa de desempleo de 5.1 por ciento; de los más bajos entre los países miembros; en ese contexto, México se ubica en niveles mucho mejores que países como España, donde una cuarta parte de la población carece de ocupación remunerada, Portugal, Italia, Irlanda y Francia, que registran niveles de desempleo superiores al 10 por ciento.
De hecho, en ese renglón México es superado sólo por tres naciones, Japón, Corea y Austria; y se ubica a la par que países como Alemania y Australia. Según esa fuente, en total, más de 2 millones 600 mil mexicanos están desempleados.
Dicho reporte estableció que el desempleo entre las mujeres mexicanas llegó al 5.2 por ciento en mayo de este año, mientras que la tasa de desocupación entre jóvenes menores de 24 años se ubicó en 10.2 por ciento.
Lo que no considera el estudio de la OCDE es el tema salarial y de prestaciones laborales, en que nuestro país se encuentra rezagado.
En Veracruz, el Servicio Nacional de Empleo manejó en marzo de este año cifras de entre 4 y 4.5 por ciento en el nivel del desempleo, lo que ubica a la entidad debajo de la media nacional.
Hace tres semanas, la Secretaría del Trabajo del gobierno del estado dio a conocer que la tasa se redujo al 3.7 por ciento y que había más de 730 mil trabajadores veracruzanos afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social.
Sin embargo, a pesar de las estadísticas y cifras oficiales, en las calles de este país se observa a una población empobrecida y con bajos salarios; a esa desesperación se deben, sobre todo, los casos como el ocurrido en Xalapa, donde 50 jóvenes veracruzanos fueron víctimas del engaño anteriormente expuesto. @luisromero85
Publicar un comentario