lunes, 4 de agosto de 2014

La capital del libro

Claudia Constantino
Crónicas Urgentes

Cuando por las calles de una ciudad marchan los libros; cuando cientos de personas de todas las edades salen a participar en el desfile para promover la lectura; cuando ríos de gente acuden a la convocatoria de una feria del libro, que va en su edición número 25 en medio de frenética e importante actividad, uno concluye estar en la capital nacional del libro.
Aplicando este criterio, Xalapa, ha alcanzado hoy, en la clausura de la XXV Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil, esta denominación. Con la presencia de la escritora Elena Poniatowska, que lo ha ganado todo, desde el premio Cervantes, hasta el cariño y reconocimiento de millones de personas; un desfile por las principales calles del centro de la ciudad en cuyo contingente se veían libros, personajes salidos de ellos, autores famosos, amantes de la lectura, niños, algarabía en movimiento por el motivo que los convocaba, se hizo evidente el amor de los habitantes de la ciudad por los libros y la lectura.
En los días que duró la feria, se superaron todas las expectativas: de asistentes; participantes en sus talleres; compradores de ediciones de todo tipo; público para las presentaciones artísticas; fans para las firmas de autógrafos; niños ávidos de convertirse en asiduos lectores; y, jóvenes escuchando a escritores de verdad.
El colegio preparatorio de Xalapa, con su bella fisonomía y mejor espíritu, albergó por diez días la magia que desata la literatura; el amor por los libros; la fascinación por las buenas historias; todo aderezado con buena música de producción local y gran talento.
Se gozó de encuentros entre escritores de primer nivel; presentaciones de nuevos títulos; reconocimientos a destacados xalapeños que, en los albores de la feria, contribuyeron con su visión al gran éxito que ha alcanzado hoy, como Lourdes Hernández Quiñoñez y Francisco Alfonso Avilés.
Una pena que ni el gobernador o su esposa hicieran acto de presencia; el desdén por un logro en materia cultural de tal envergadura dice mucho de quienes nos gobiernan. Pero afortunadamente eso no incidió en el entusiasmo con el que el equipo del Instituto Veracruzano de Cultura, con Rodolfo Mendoza Rosendo, al frente, trabajó cada día. La coordinación excelente, las presentaciones siempre a tiempo, las casas editoriales con grandes promociones y ofertas.
Es ésta, una feria del libro cercana a la gente; muchos niños, jóvenes y profesionales de las más variadas actividades convergen en su espacio, a diferencia de la de la Universidad Veracruzana, que está más dedicada a los académicos y por ello, a menudo se torna fría y distante del gran público.
Así, celebramos que Xalapa goza de tres convocatorias en torno al libro: La Feria Internacional del Libro Universitario; La Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil; y el Hay Festival, por venir en octubre. Así, Xalapa es sin duda la capital del Libro en México.
¡Viva Xalapa!
¡ Vivan sus lectores!
¡Larga vida al libro!

Cualquier comentario para esta columna lectora a:
aerodita_constantino@hotmail.es
Sígame en Twitter: @aerodita
Publicar un comentario