viernes, 1 de agosto de 2014

Mesié Óscar

Salvador Muñoz
Los Políticos

Rotacismo… eso me recordó el nombramiento de Óscar Sánchez Tirado como director de Prevención en el estado, después de que fuera renunciado, destituido o corrido Remigio Ortiz Olivares.
Pero no crea que hablo de algo común en los gobiernos como es el “rotar” a los funcionarios en distintas dependencias en aras de que se mantengan fieles a la doctrina del tlacuache Garizurieta: ¡Dentro del Presupuesto! Claro ejemplo de ello: Pepín Ruiz Carmona, a la sombra de Sedesol. El rotacismo no tiene nada que ver con esa práctica de compadrazgo, amiguismo o complicidades, sino con la letra griega Rho, que en mi infancia fue uno de los mayores traumas junto con el de ser zurdo.

II
El primer contacto con “la Francia” fue en mi infancia, con El Inspector: “No digas sí, di oui”.
El segundo contacto con “la Francia” fue en mi primaria, pero no porque en la heroica Venustiano Carranza nos dieran clases de francés, no… ¡para nada! Mi primo Carlos y yo teníamos (tenemos) un ligero problema al hablar: Decíamos “egue” en lugar de “erre”. Y las burlas usuales de algunos compañeros cuando nos veían juntos era: “Egue con egue cigago, egue con egue baguil…”
Y por si eso fuera poco, el abuelo insistía en la pronunciación correcta tratando de enseñarme haciendo un infinito “rrrrrr”.
Ahí tenían al Salvador, subido en el guayabo (sin albur), en el naranjo, en el de nísperos, en la azotea, tratando de pronunciar la “erre” para complacer al abuelo sin entender el porqué mis primas, otros primos, casi todos, la pronunciaban, ¡menos Carlos y yo! Que el frenillo, que la lengua, que no sé qué tantas cosas, para que al final de cuentas, a lo largo de mi vida, me enterara que mi problema se llama rotacismo.
Y un día, en la soledad de mis intentos… “egue, egue, ¡erre!” ¡Lo dije! Salí corriendo con el abuelo y le mostré: “erre”. Me sonrió y abrazó a sabiendas de que realmente no era una “erre-erre”.
Mi tercer contacto con “la Francia” fue en la Facultad de Idiomas. El ultimátum de una maestra fue claro: Estudias inglés o francés. No era para menos. A su conversación gala yo le respondía ¡en perfecto inglés! Algo no carburaba en mi cabeza, por lo que dejé, sí, el idioma francés.

III
El cuarto contacto con la Francia fue en el diario “Política”. Estoy seguro que Alberto “El Gato” Morales tenía “El Universal” en sus manos y señalaba una foto. En el primer plano, si no mal recuerdo, aparecía abordando un carro, Joseph Marie Córdoba Montoya, Jefe de la Oficina de Presidencia, cargo que había creado el presidente Carlos Salinas de Gortari. Pero no era al “Chief of Staff” azteca al que “Beto Gato” le ponía el dedo en la foto. Atrás de Córdoba Montoya, observando hacia un lado, aparecía Oscar Sánchez Tirado, “¡es él, es él!”, decía “El Cat” Morales. Al final, se publicó la foto donde se destacó un nuevo apodo: “Mesié Óscar”. El escándalo era porque el escolta principal del gobernador Patricio Chirinos Calero estaba en esos momentos, “protegiendo” en la ciudad de México, a uno de los hombres más importantes del presidente Carlos Salinas de Gortari.

IV
Y fue entonces que Óscar Sánchez Tirado me permitió un quinto encuentro con “la Francia” cuando asume ayer la dirección de Prevención porque me hizo recordar todo esto que les cuento, pero a la vez, provocó que otras personas consideren que no cumple con uno de los requisitos para tal cargo, como el ser Licenciado en Derecho.
Quienes conocen a “Mesié Óscar” aseguran que es Capitán Piloto Aviador y no recuerdan que haya estudiado Derecho… bueno, yo le doy el beneficio de la duda a Sánchez Tirado. Quizás estudió en la misma Universidad que Alejandro Montano Guzmán. Sinceramente no creo que a Bermúdez Zurita se le hubiera pasado eso; es seguro que hay documentos que avalen los requisitos que demanda la Ley para la encomienda dada a “Mesié Óscar”.
Lo cierto es que Sánchez Tirado es un hombre prudente, discreto y no recuerdo queja cuando fungió como Subdirector de Agrupamientos de SSP.
¡Vamos! En una de ésas, tenemos a un candidato en ciernes… ¿qué? Si ya vimos cómo creció Alejandro Montano que hoy es diputado federal y hasta El Cobra, Javier Méndez Rivera, ex guarura de Fidel Herrera, que acabó como alcalde de Tecolutla… entonces, ¡buena suerte a Mesié Óscar en su nueva tarea! de mi parte, ¡cuenta con mi voto!

smcainito@gmail.com
Publicar un comentario