jueves, 28 de agosto de 2014

Vergüenza legislativa


Luis Alberto Romero
Hora Cero

La consultoría Integralia, que dirige Luis Carlos Ugalde, ex presidente del Instituto Federal Electoral, presentó un interesante análisis de la actividad legislativa en el Congreso de la Unión durante el segundo año de la LXII Legislatura, de las comisiones, grupos parlamentarios, diputados y senadores, así como de las legislaturas estatales; sirve para conocer la productividad de sus integrantes, porque incluye datos relevantes del Congreso, el trabajo en el pleno, el rendimiento, los indicadores por entidad federativa, el perfil de los congresos locales y el presupuesto de los mismos.
En ese trabajo se destaca que la asistencia promedio en el Senado fue de 92 por ciento y en la Cámara Baja, del 88 por ciento; dos diputados y un senador no acumularon falta alguna a las sesiones; en la alta, Emilio Gamboa Patrón, del PRI; y en la baja, Felipe Camarena, del Partido Verde, y el tuxpeño Genaro Ruiz Arriaga, del PRI.
En el Senado, José Francisco Yunes aparece en la lista de los más puntuales, con 98.5 por ciento de asistencia y 84 por ciento de participación en las votaciones.
Entre los senadores con más participaciones en el pleno no aparece ni uno de los tres veracruzanos; tampoco hay priístas; son 7 del PRD, 2 del PAN y 2 del PT. No hay representantes de la entidad entre los diputados con más participaciones en tribuna, ni en la lista de los que presentaron más iniciativas.
Por entidades federativas, los senadores más cumplidos en cuanto a la asistencia son los de Colima, que asistieron al 99.5 por ciento de las sesiones; le siguen los de Jalisco, Querétaro, Estado de México y Campeche. Los senadores veracruzanos asistieron, en promedio, al 96.3 por ciento de las sesiones; el octavo lugar y muy arriba del promedio, que fue del 92.6 por ciento. Sin embargo, asistieron mucho pero participaron poco en las votaciones, sólo el 69.3 por ciento para ubicarse en el lugar 25; es decir, acuden al recinto, pasan lista pero no siempre se quedan a las votaciones.
Los diputados federales veracruzanos son incumplidos; sólo asistieron al 86.7 por ciento de las sesiones. La entidad ocupa el lugar número 24 en ese renglón; el nivel de ausentismo de los diputados de Veracruz es de más del 13 por ciento y algunas veces ni siquiera votan, pues en esa casilla apenas llegan al 85 por ciento.
En cuanto a la participación en el pleno, los veracruzanos tampoco han destacado: los senadores de esta entidad han participado sólo en 5 ocasiones en tribuna y se ubican en el lugar 29; están muy lejos de los representantes de Oaxaca, cuyos senadores han participado 38 veces en el pleno.
Los diputados federales veracruzanos están todavía peor: hay 17 del PRI, 7 del PAN, 4 del PRD, 1 del PVEM y 1 del PT. Son 30 en total y juntos apenas han participado 4 veces en el pleno. Hay casos, como el del panista Víctor Serralde Martínez, que sólo asistió al 50.7 por ciento de las sesiones y únicamente votó en el 47.7 por ciento de ellas.
Pueden decir que los ocupa el trabajo de gestoría; sin embargo, ese no es un argumento válido para justificar ni su ausencia a las sesiones ni su baja participación en las votaciones y en el debate legislativo.
De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación, un diputado federal percibe un millón 495 mil pesos al año, sin contar con viáticos y pago de auxiliares y asesores; es una vergüenza que a pesar de su alto costo para los mexicanos, ni siquiera acudan a pasar lista. @luisromero85
Publicar un comentario