miércoles, 17 de septiembre de 2014

Heroísmo patriota



Paco Contreras

Mujeres que Saben Latín

En el fervor de la mexicanidad nos lanzamos a la celebración de las fiestas patrias, dejando atrás lo que nos acontece en el día a día para soltar gritos al aire enalteciendo a los héroes “que nos dieron patria y libertad”. Primeramente, es importante reflexionar en los orígenes de la palabra “patria” que proviene de “pater” (padre), nuevamente este androcentrismo exacerbado que nulifica a las mujeres, en el caso de la Independencia de México, no olvidemos que en este proceso histórico, como en otros, la participación de las mujeres fue fundamental, más allá de aquellas que conocemos sus nombres y que se les reconoce su participación, aunque siempre en segundo plano.
Sirva la justa independiente como pretexto para reflexionar un elemento interesante como lo es “el heroísmo”, siendo una característica fundamentalmente masculina que se enaltece e incluso se tiene como una clara expectativa, no se duda en que la defensa de una fortaleza por parte de hombres jóvenes que murieron a manos de otros hombres de mayor experiencia, se considere heroica.
El héroe es uno de los arquetipos de la construcción de la identidad masculina, que se identifica con los impulsos juveniles y que posteriormente evolucionará para ser un guerrero con madurez (otro arquetipo). En plena juventud los varones asumimos riesgos para mostrar valentía aceptando los retos con la intención de ser reconocidos y aceptados.
Pareciera que en la sociedad en la que vivimos la violencia se ha naturalizado a tal grado que es deseable y necesario contar con hombres capaces de ejercerla (con licencia o sin ella) para “recobrar el orden” de un sistema patriarcal que responde a necesidades e intereses del poder y en el que el uso de la fuerza y las armas se convierte en lo cotidiano. En estos espacios, la participación femenina se sigue diluyendo o nulificando.
¿En verdad el heroísmo es algo deseable? Hoy en día el heroísmo que se reconoce en los hombres tiene que ver con las formas desprovistas de seguridad al enfrentar a otros hombres con la intensión de desactivar las posibles amenazas y entonces encontramos varones que mueren a manos de otros hombres tratando de demostrar una superioridad.
Me resulta muy fuerte que haya reconocimientos postmorten a quienes en el cumplimiento del deber dejan la vida y que podamos llamarle héroes, esto no es más que el resultado del ejercicio de la violencia masculina, que se enaltezca o no, responde a la conveniencia del poder y del sistema.
A propósito de todo esto, ¿qué nos corresponde hacer? Definitivamente, es necesario que hombres y mujeres establezcamos diálogos que permitan conocer el impacto de la violencia nos deja, más allá de las cicatrices físicas, cómo han sido afectadas nuestras emociones, las relaciones, los hábitos y la forma de vivir en nuestra cotidianidad. De tal manera que logremos conocer las expectativas y los intereses al respecto, es fundamental, que los hombres reflexionemos sobre la importancia de involucrarnos en las supuestas “muestras heroicas” que nos pueden llevar a perder la vida.
El Programa de Hombres Renunciando a su Violencia de Xalapa, tiene como intención de crear espacios de diálogo masculino en los que podamos expresar lo que nos interesa, nos preocupa para reflexionar de manera grupal en la construcción de una identidad masculina y sobre la presencia de la violencia en nuestras vidas. Recuerden que las sesiones son los miércoles en punto de las 18:00 horas en las instalaciones del Centro de Integración Juvenil de Xalapa, en la esquina que forman las avenidas Acueducto y Ruiz Cortines de la Unidad Magisterial de la ciudad de Xalapa, Veracruz.
Publicar un comentario