domingo, 16 de enero de 2011

Manual en caso de balacera

Salvador Muñoz
Los Políticos

Un mundo de disparos, de destrucción, de caos, donde no existen héroes con superpoderes que los rescaten… ¿qué es lo que queda?
La vocera oficial del gobierno, 45 minutos después de que todo empezó, habló a las radios locales y anunció que la máxima autoridad habría de dar un mensaje a los ciudadanos en media hora. Lo mismo hizo en las televisoras. A los medios impresos los citó para estar presentes en el anuncio que se daría en la sala principal de la casa de Gobierno. Vía twitter y facebook daba cuenta de lo que iba a hacer el mandatario.
Y media hora después, miles y miles de ciudadanos estaban atentos a las radiodifusoras, a la internet vía twitter, a la televisión, esperando el famoso mensaje.
Fiel a su costumbre, la máxima autoridad, de manera puntual, se paró frente a las cámaras, frente a los micrófonos, frente a los reporteros y dijo:
“Ciudadanos:
Tengo que darles un mensaje muy importante. Ante los terribles acontecimientos que hoy nos sacuden como nación, es mi deber informarles que en estos momentos, todas las fuerzas de seguridad se despliegan para hacer frente al enemigo que hoy nos ataca. No sabemos quiénes son, pero tenemos en claro que son una amenaza para nuestra paz, nuestras familias, nuestros hijos y nuestro futuro. Por ello, quiero pedirles a todos, hombres, mujeres, jóvenes, niños, quédense en su casa, resguárdense en su casa y no salgan de su casa, hasta que haya un nuevo aviso. No hay que caer en pánico, porque eso es lo que quieren nuestros enemigos. Cualquier duda, los teléfonos de emergencia están abiertos. Estén atentos al próximo mensaje que por cualquiera de los medios posibles que hay, su gobierno les dará. Insisto: No salgan de sus casas hasta nuevo aviso. Dios los bendiga, Dios nos bendiga, Dios bendiga a nuestra nación”.
Y mientras las palabras de la máxima autoridad se escuchaban por los diversos medios de difusión, las familias reunidas para escuchar ese mensaje estaban más unidas que nunca en torno a sus seres queridos, en torno a sus fuerzas de seguridad, fueran policías o soldados, pero sobre todo, en torno a su mandatario, quien se hacía presente en esos momentos de angustia que todos vivían.
Por supuesto, las líneas arriba citadas bien las puede ver y escuchar en cualquier película jolivudesca donde ante una crisis, el primero en dar la cara es el presidente.
Qué hubiéramos dado porque el pasado jueves, en los momentos de incertidumbre, la máxima autoridad hubiera salido a dar la cara para explicarnos qué estaba sucediendo realmente y no esperar horas y horas, una vez que pasó todo, para que se hablara de lo que había sucedido.
Qué hubiéramos dado porque el pasado viernes, nuestras autoridades salieran al mediodía y se hubieran enlazado por todos los medios para decir que no ocurría nada en el centro de Xalapa, que si bien era cierto que había patrullaje de soldados y de la Intermunicipal en sus calles, eran parte de un operativo de seguridad, nada más.
Es triste que la gente tenga que acudir a un twitter o diversos canales de información para tratar de averiguar qué es lo que sucede, recoger diversas opiniones y tratar de formarse una que, al final, se convierte en un teléfono descompuesto.
Pero como lo que quisiéramos sólo hemos de verlo en situaciones como Día de la Indpendencia, Armagedeon, Impacto y otras diversas películas donde allí nada más aparecen nuestras autoridades con cojones para informarnos y decirnos qué hacer, no nos queda a nosotros más que hacernos un manual en caso de que se desate un desmadre:
¿Qué hacer en caso de un “hecho aislado” o “lío de faldas” (claves del confiabilísimo titular de Seguridad Pública y del encargado de la Procu, para casos donde hay muertos a balazos con aparentes tintes de narco-acciones)?
* Si es usted sorprendido en la balacera, tírese al suelo. Esto tiene sus ventajas porque difícilmente puede alcanzarle una bala perdida. Las desventajas es que si lo ven en el suelo, puede ser víctima de que sea “levantado”.
* Si es usted sorprendido en la balacera, deshágase de todo lo que pueda ser parecido a un arma, como su navaja suiza, su pistola de secado, la Kartcher (parece rifle ruso), una playera de las chivas (traen dos cuernos), una buena hembra (porque siempre andan echando tiros), y hasta el carrujo de mota para las “riumas”, capaz que lo tachan de capo de capos.
* Si es usted sorprendido en una balacera, adquiera antes una cámara fotográfica, pantalón de mezclilla, una camisa o camiseta, un chaleco con múltiples bolsas y lo más importante, póngale atrás “Prensa”, capaz que no pase de un madrazo o que le quiten la cámara y nada más, eso si queda en el lado de los soldados... si queda en el lado de los “malos”, cambie el chaleco de reportero por uno de anti-balas... quizás hasta lo cuente.
* Si usted es sorprendido en una balacera, no grite “auxilio”, “socorro”, “ayuda” o algo parecido... mejor diga “Pío”, para que nadie diga: “Ni pío dijo”.
* Si usted es sorprendido en una balacera, y sabe conducir a grandes velocidades, métale pata porque de seguro se pasó un retén militar y no se dio cuenta cuando le hicieron el alto... eso sí, no deje que lo alcancen.
* Si usted es sorprendido en una balacera, y no ve nada, sólo escucha tiros y gritos, rece porque los buenos ganen porque es seguro que usted está secuestrado.
* Si usted es sorprendido en una balacera, y está en su casa, puede presumir a su esposa que las sospechas sobre su vecino, el de la Hummer de lujo, que parece Cochiloco, eran bien fundamentadas.
* Si usted es sorprendido en una cruenta balacera, donde ve que las casas son atravesadas por increíbles disparos, oye estruendos por todos lados, gritos desgarradores, aviones volando a muy baja altura, zumbidos, y por la tele ve al presidente diciendo que estamos en guerra, sonría... de seguro está en una película de extraterrestres y es usted un extra... y lo mejor, ¡no está en Xalapa!

e-mail: dor00@hotmail.com
twitter: Los_Politicos
Publicar un comentario en la entrada