miércoles, 6 de noviembre de 2013

Anilú


Salvador Muñoz

Los Políticos

Achacan a un panista un “meme” que circuló por las redes sociales donde aparece Ana Guadalupe Ingram Vallines rindiendo protesta y la siguiente leyenda en la parte superior: “Nueva Presidenta del Congreso de Veracruz”. Y en la parte inferior: “Cargo público anterior: Reina del Carnaval”.
La crítica, quiero imaginar, es porque suponen que la dama en cuestión carece de aptitudes para tal cargo… es posible, pero cómo saberlo si apenas lleva un día en tal. Además, en su descargo, hay dos criterios que tumban cualquier malestar particular contra Anilú o cualquier diputado electo: La gente votó por ella y para ser diputada, aún no existe el requisito de experiencia legislativa. ¡Vamos! En un momento dado, ¡hasta yo podría ser un “levantadedos”!
Y mientras no se reforme la Constitución en ese aspecto, seguiremos derramando la bilis porque no nos pareció el arribo de un diputado al Congreso.
Sólo una vez tuve contacto con Anilú Ingram y supe que carecía de sentido del humor y que su orgullo no le permitiría hacer un ridículo. Prefirió entonces hacer una graciosa huida. No aguantó una broma mía.
Alrededor de ella se dicen muchas cosas pero en su primer cargo de representación popular todo indica que se lo ganó con el sudor de su frente (omitan el juego de palabras, perversos), y los votos la avalan.
En el mejor de los casos, uno quisiera poder decir: “Démosle la oportunidad de ver cómo se desenvuelve en su cargo en el Congreso y si no da el ancho, se quita”, pero lamentablemente, creo, eso no se puede… nuestra democracia es más bien “mediocrecia” y aún sigue sujeta a más intereses particulares que generales.
El ataque perpetrado a Anilú por su “ayer”, y conste que me refiero a eso de que fue Reina del Carnaval, talento de Televisión y de Radio, suplente de senadora (si no mal recuerdo) y de regidora así como funcionaria, se define como el Juicio por el Pasado. Su vida personal, mientras no afecte esa delgada línea que la acerca a la vida pública, me vale un cacahuate.
Sin embargo, no podemos pasar por alto que, más allá de una simple votación, intriga saber qué vieron los diputados en Anilú Ingram para designarla Presidenta de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura de Veracruz… ¡y ojo! porque hablamos de 48 votos a favor y dos abstenciones… ¡y ojo! porque al menos, otras dos mujeres allí presentes, tienen ya tablas legislativas, como son Gladys Merlín y María del Carmen Pontón Villa… ¡y ojo! porque varones, había más que ya saben cómo masca la iguana en estos menesteres en el Palacio de Encanto. No creo que Anilú Ingram haya sido escogida por bonita porque si no, estaríamos hablando de un Congreso “de apariencia”... tampoco por aptitudes, al menos que Bermúdez Zurita les haya hecho el examen de confiabilidad y Anilú les haya ganado…
Vamos, si fue designada Presidenta de la Mesa Directiva Anilú Ingram Vallines es porque simplemente nos están diciendo nuestros diputados lo poco que debemos esperar de ellos en estos tres años que vienen… si alguien escogió a Ingram Vallines fue el Poder Ejecutivo, no el Legislativo y punto, nos guste o no...
Publicar un comentario