lunes, 25 de noviembre de 2013

Café veracruzano



Luis Alberto Romero

Hora Cero

Este lunes, la ciudad de Xalapa fue afectada por la movilización de protesta de campesinos afiliados al Consejo Regional del Café, que se manifestaron en la zona centro y bloquearon la vialidad.
Unos 300 productores exigieron apoyos emergentes para quienes cultivan el grano.
Los dirigentes de esa organización piden que el gobierno federal destine recursos por mil 800 millones de pesos, dado que el precio del café se encuentra desplomado y apenas llega a 3 pesos con 10 centavos el kilogramo, insuficiente, por supuesto, no solo para mantener las fincas cafetaleras, sino también para el sustento de miles de pequeños productores.
De acuerdo con la Organización de las Naciones para la Alimentación y la Agricultura, el derrumbe del precio internacional del café inició en 1998, alcanzando niveles dramáticos: en 1999, por ejemplo, los precios bajaron un 21 por ciento; en el año 2000, la reducción fue del 25 por ciento; y en el 2001, la caída llegó al 29 por ciento.
Los niveles no han registrado un repunte importante, salvo el que se presentó hace una década; al contrario, los precios tienden constantemente a la baja, debido a un desequilibrio en el mercado mundial del café provocado por las plantaciones de países como Vietnam y Brasil; en el país asiático la superficie cultivada con café pasó de 60 mil hectáreas a 463 mil 450, con una producción de 800 mil toneladas al año. La nación sudamericana por su parte aumentó sus exportaciones del grano en un 30 por ciento.
Lo malo es que aumenta la producción pero el consumo se mantiene igual.
Por otra parte, nuestro país se mantiene entre los principales productores a nivel mundial con un 6 por ciento del total con una superficie de casi 700 mil hectáreas; la lista es encabezada por Brasil, Colombia, Indonesia y Vietnam; sin embargo, está lejos de los principales consumidores: en Finlandia, el consumo anual de café es de 12 kilogramos; en Noruega, de 10 kilos; mientras que México registra un consumo de 1.2 kilogramos por habitante.
En cuanto a la producción de Veracruz en el contexto nacional, la entidad se ubica en el tercer sitio de los estados productores con casi 300 mil toneladas al año, siendo las zonas más importantes Coatepec, Tezonapa, Atzalan y Huatusco.
Se trata de una larga cadena que incluye a productores, acopiadores, beneficiadores, industriales y minoristas, hasta llegar al consumidor final.
Lo paradójico es que mientras el productor recibe actualmente poco más de 3 pesos por kilogramo, en consumidor paga hasta 20 pesos por una taza en las cafeterías de prestigio… y por cada kilo salen, de acuerdo con los propios empresarios, unas 80 tazas.
Por supuesto, el tema de los bajos precios, si bien es el más preocupante, no es el único que enfrentan los productores veracruzanos de café: la realidad es que tiene Veracruz un alto porcentaje de cafetales avejentados y afectados por plagas como la broca, el cortador y el minador del café, y enfermedades como la roya y la antracnosis.
Por si fuera poco, existe una superficie importante que se encuentra a menos de 800 metros sobre el nivel del mar, que no ofrece la calidad que demanda el mercado internacional.
A todo eso se debe la desesperación de los productores y también sus manifestaciones de protesta, así como la exigencia de apoyos gubernamentales.
Publicar un comentario