martes, 3 de diciembre de 2013

PAN y PRI por una “Reforma Política” de alto costo para el país

Oscar Coria Reyes
En Contraste

En medio de grandes dispositivos de seguridad, los Senadores aprobaron en lo general y con reservas en lo particular en la cámara de senadores, la denominada “Reforma Política” propuesta por el ejecutivo y apoyada por el PRI y por la mayoría de los legisladores del PAN, parece ya inminente, pues que este lunes se aprobó en lo general, reservándose solo algunos artículos para discutirlos en lo particular este martes, quedando en el limbo la aprobación de las “nuevas” leyes que se crean de partidos y general de elecciones, en virtud de que aquellos artículos reservados tienen que ver directamente con la iniciativa discusión y promulgación de las mismas.
Esta “reforma política” traería consigo la desaparición del Instituto Federal Electoral (IFE) para crear un nuevo organismo denominado Instituto Nacional de Elecciones (INE), con el cual se buscaría concentrar en un solo organismo las elecciones de todo el país, sin embargo, dicho objetivo se cumple a medias, ya que a la par del INE se estarían creando Institutos Electorales locales con supervisión federal, pero, con las propuestas y aprobación de las legislaturas locales, lo cual los dejaría siendo casi lo mismo, ya que el objetivo de quitarle a los gobernadores el control de las elecciones en sus estados no se estaría cumpliendo, ya que hay que recordar que con la complicidad de los partidos políticos, los institutos electorales de los estados se conforman con acuerdos tomados en lo “oscurito” con el gobernador en turno.
Si bien la reforma electoral es un tema pendiente desde hace años, las reformas propuestas en este momento, no son del agrado de todos, ya que independientemente de que el PRD se ha retirado de las negociaciones y de la misma cámara de senadores, los consejeros electorales del IFE han cuestionado abiertamente esta reforma que viene y elimina de golpe y porrazo a este instituto de amplio reconocimiento a nivel internacional por su efectividad y transparencia en su actuar, por lo que se supone tendrá un costo político importante para los partidos que la aprueban, desconociéndose aún el costo económico que tendrá para los mexicanos el cambiar millones de credenciales de elector, así como publicidad, rótulos de oficinas, papelería, imagen y más.
Una de las reformas que trae consigo estas nuevas leyes es el de la reelección de alcaldes y legisladores, pero observa algunas trabas, ya que por un lado hay consenso para que sea efectiva para las dos figuras y otra para que sea exclusiva para legisladores, unos más, piden que solo sea efectiva si es por el mismo partido político que lo postulo.
Si bien, las reformas político-electorales, son imperantes en nuestro país para que las elecciones, sobre todos locales, no se vean corrompidas por los gobernantes en turno o por algunos otros “poderes facticos", no vemos como esta reforma venga a mejorar los procesos electorales, puesto que de entrada crea cuatro nuevas leyes, aumentando con ello burocracia, generando altos costos al cambiar el nombre del IFE por INE, de igual manera genera dudas al establecerse dentro del cuerpo de la iniciativa propuesta el termino de que el INE “podrá” (es decir si quiere o no) atraer elecciones estatales o locales, conflictos entre particulares y se convertirá en juez y parte dentro de los procesos electorales locales o podrá desentenderse de los mismo de manera discrecional, según intereses del gobierno federal.

Comentarios, críticas y/o sugerencias: oscar_coria4@hotmail.com
Publicar un comentario