martes, 7 de enero de 2014

¿La culpa es de mi “feis”?

Erwin S. Bárcenas Oliveros
Un Clavo al Ataúd

Para quienes tienen la audacia de leer mis vísceras escritas en mi muro de facebook, sabrán que el pasado sábado estuve despotricando sin miramientos contra muchas cosas que por lo regular solo despotrico en mi facebook... y bueno, el chiste de comentarlo hoy en estas líneas es porque, de una u otra manera, todo nació de una plática, dos cafés y como 4 vasos de agua con mi padre, quien entre resúmenes y análisis, me fue corrigiendo o enriqueciendo varias de dichas arrancaderas.
Comencemos con la primera, en esa lógica del que quiere un poco de orden dentro de su venerable caos: México vive hoy una nueva generación de líderes jóvenes: presidentes, gobernadores, secretarios que se denominan “Edecanes Políticos”, una pléyade de sonrisas huecas, cuellos de lápiz, discursos “in” y un remedo de actriz salida de la escuela para maniquíes de Televisa. Sujetos fáciles de manipular, ansiosos de ver sus rostros en cuanta marquesina, comercial o spam oficialista se pueda, para creer que son alguien en este grabado país y que la chamba que conlleva el servicio público es simplemente prescindible.
Lo anterior me lleva ipso facto al siguiente punto: La administración encabezada por Enrique Peña Nieto es el ejemplo triunfal de que la excelencia y la preparación no es una prioridad del sistema porque eso acarrea responsabilidades, compromisos, tareas, trabajo, principios que el diseño del sistema tiene como principales enemigos para el desarrollo del enriquecimiento prometido de quienes mantienen vivo dicho diseño de asalto legaloide.
Tercera tirada impronta: ¿Factura electrónica en un país donde el casi 90% de la población no tiene acceso a tecnología ni internet? con pena pueden vender sus gelatinas o sus verduras ¿de dónde sacan una computadora?, la pregunta por sí sola lleva ya una carga de ironía y razonable sarcasmo, en cuya lectura dejaré a usted la continuación de mi cuestionamiento.
Si el Cártel del Golfo, la Familia Michoacana, Cártel de Juárez, Nueva Generación, Los Templarios... Si todos ellos ya salieron a decir “Nosotros no estamos atacando a la población” y en el margen de la duda, les creemos, entonces ¿Quién está atacándola?, ¿a quién conviene que el miedo rija las formas, los días, las vidas de la población? una ciudadanía en su mayoría viviendo en el oscurantismo más retrograda, generado por, cómico, una cultura de la televisión, una educación que como dice Denisse Dresser, está diseñada para generar empleados, no para educar emprendedores, luego entonces ¿a quién conviene tener un sistema del miedo a los malos?, citando a Lorenzo Meyer: “La Democracia basada en el miedo, no es otra cosa que miedo a la democracia”.
Todo lo anterior me pone en la triste conclusión de una noche “feisbuquera”: Lo más triste del México de hoy no es su mal gobierno, no es su mala administración, no son sus criaturas del estado, no es el crimen organizado en gobierno o iniciativa privada; lo peor del México de hoy sigue siendo la indiferencia y servilismo basado en una cómoda ignorancia por parte del grueso de la población.

Twitter: @ataud
www.zoociedadanonima.com
Publicar un comentario