domingo, 23 de marzo de 2014

Acayucan entre los lujos y la miseria

Iván Calderón 
Perfilando

Diversos cinturones de pobreza nos dan la bienvenida en las entradas del municipio de Acayucan, y al recorrer esta población nos damos cuenta que existe como en todos los lugares del país y del estado una desproporción muy marcada de su riqueza.
Hace muchos atrás Acayucan, era un municipio con grandes posibilidades de prosperidad y hoy gracias al hambre de poder y de dinero, es un pueblo desatendido, olvidado y necesitado de atención por parte de los diferentes niveles de gobierno.
La llave del sureste, parece ser una repetición de lo que pasa en varios municipios de Veracruz, una población que se quedó suspendida en el tiempo, y por más que gobiernos vengan y gobiernos van, siempre ha sido lo mismo, esta ciudad se queda estancada esperando su propio progreso.
Y es que como ha pasado en ciertos lugares del territorio veracruzano sólo un grupo de personas, se han apoderado del poder municipal y a pesar de los múltiples intentos de grupos que si desean el desarrollo de este pueblo, el cacicazgo no ha permitido su natural adelanto.
En su momento Cirilo Vázquez Lagunes, tuvo poder más allá de los terrenales, y tal parece ser que sus hijas, las hermanas Fabiola y Regina Vázquez Saut están repitiendo la misma historia, ya que con el dominio que les permite ser mujer, han hipnotizado a algunos y han aplastado a otros con tal de seguir mostrando su imperio.
Unos de los seducidos por parte de las consanguíneas es el alcalde neopriista Marco Martínez Amador, quién en honor a la verdad le debe su llegada al poder municipal a este par de pillas, quienes se vieron atemorizadas por parte de otra corriente priista y apoyaron al ahora alcalde alternativo, para seguir pues, pletóricas de poder.
Pero algo les salió mal a Fabiola y Regina, no percibieron que Martínez Amador les saldría un mal elemento y no por desconsiderado, si no que navegando con una bandera de presidente tranquilo, muy calladamente ha iniciado con un robo descarado a las arcas del ayuntamiento.
Marco Martínez, no salió tonto, si no todo lo contario, se está pasando de abusado, y queriendo competir con la forma de vida de las Vázquez Saut, se autorizó una dieta presupuestal de más de $120 mil pesos, mientras que al sindico se están reportando $100 mil, y los regidores se encuentran con prestaciones de entre $80 mil y $40 mil pesos, todo va en razón si eres aliado o no del alcalde.
Por su parte los amigos del presidente cuentan con prestaciones superiores a los $30 mil y $20 mil pesos, contrastando con los salarios tan bajos de los demás trabajadores municipales los cuales en su mayoría no rebasan los $ 6 mil pesos al mes.
Sin tentarse el corazón Marco Martínez Amador y a pesar de la grave crisis financiera que atraviesan las entidades municipales, con tal de seguir obteniendo estas mensualidades ya ha ordenado el despido masivo de empleados del ayuntamiento, mientras que el mandatario sigue dándose la vida de rico.
El desvío de recursos públicos es tan desvergonzado por parte alcalde Acayuqueño que a meses de su administración él, y sus compinches, ya estrenan autos último modelo y también hasta se habla de que han adquirido otras propiedades como ostentosos ranchos ganaderos en donde poseen ganado de registro, localizados entre los municipios de Jaltipan y Cosoleacaque.
Y estos son algunos de los latrocinios iniciados por este presidente municipal, quién desconociendo la verdad identidad cultural de su pueblo ha dicho que se ha organizado un carnaval, “para que vean que en Acayucan, hay cultura”, mientras que por supuesto seguramente está inflando los contratos de los eventos artísticos contratados.
Ojalá y que Fabiola y Regina, al menos controlen el hambre de fortuna que este presidente municipal tiene, ya que en miras al próximo proceso electoral federal, sería un desatino que Martínez Amador siga en este contexto, ya que hundirá más a un muy lastimado revolucionario institucional en esta parte de Veracruz.

Alumnos y maestros, ¿sin escuela?
Ha transcendido que en próximos días el inmueble del COBAEV 64 de Acayucan, podría ser desalojado, esto debido a un fuerte adeudo que se tiene por concepto de renta de 2 años que no se ha podido liquidar.
Fue el propio propietario del inmueble que ocupa el COBAEV 64, profesor José Luis Ventura Herrera, quien señaló que los directivos de dicho plantel tienen una deuda superior a los 370 mil pesos por concepto de la renta de los salones que ocupan en el inmueble donde anteriormente se encontraba la escuela secundaria particular “Simón Bolivar”.
El dueño de la propiedad ha dicho que pese a que ha dialogado con el director del COBAEV Miguel Ángel Kolvaller, este no ha podido solucionar el problema y cada día que pasa los intereses se incrementan, por lo que de no pagarse esta semana tendrían que buscar otro lugar donde dar clases.
Aquí se tiene que destacar que cuando fueron alcaldesas de este lugar Regina y Fabiola Vázquez hicieron un convenio para darle las facilidades a esta institución educativa para que abriera sus puertas en esta parte de la entidad y se comprometieron a pagar los gastos por concepto de renta y hace más de 2 años que no pagan y que este tema puede ser el primer reto de súper Xochilt Tress quién ahora es la Directora de Espacios Educativos, esperemos en que queda este tema.
Publicar un comentario