sábado, 22 de marzo de 2014

Un Yunes sabe

Salvador Muñoz
Los Políticos

No sé ustedes, pero me queda claro que el próximo gobernador, ha de ser un Yunes.
Lo malo, por así decirlo, es que hay muchos Yunes en Veracruz, aunque pasando el cernidor, la lista se lleva a su mínima expresión, dejándonos pocos.
En lo particular, me resulta sumamente curioso que entre los potenciales candidatos, tres estén ocupando una curul en el Senado.
Por supuesto, me refiero a Chiquinando, Pepe y Héctor.
De estos tres, quien menos ruido hace, es Fernando Yunes Márquez. No creo que sea por falta de ganas o ausencia de talento… tengo la certeza de que Chiquinando se mantiene a la expectativa, al acecho, no de lo que ocurra en Veracruz, sino de lo que ocurra en el PAN. Imagino que ha de estar conciente de que tiempo es lo que le sobra… a diferencia de otros…
Entonces, creo, una vez que las aguas se asienten en el PAN nacional, estará en condiciones de moverse… o seguir manteniéndose a la expectativa… al acecho… dependiendo de lo que haga Julen Rementería, panista que hasta el momento, lleva la pauta, la batuta en el PAN, por sus acciones, opiniones y arremetidas desde el Congreso local, tribuna perfecta para “muestrearse” o hacer ruido… mucho ruido.
Podría incluir a don Miguel padre, que si bien es un tipo de colmillo retorcido y que se las sabe de todas-todas, con un número importante de votos en la pasada contienda, quizás acabaría yo provocando un pleito al interior de la familia.
Por otro lado está Pepe Yunes Zorrilla, un aficionado de hueso amarillo al futbol.
No me crea, pero lo siguiente, me lo contó un peroteño.
Cuenta que cuando Pepe era un chaval, llegaba con los trabajadores de su padre y les pedía que jugaran con él futbol… ellos se negaban porque si los sorprendía su padre, podría regañarlos… a lo mejor Pepe no lo entendía, por eso insistía, hasta que los más jóvenes acababan jugando la cascarita con él… vamos: ¡Sabe convencer!
Por mi parte, tiene rato que desconozco si sigue echándose cascaritas de futbol porque en serio, le fascina…
Pepe es otro de los prospectos a contender por la gubernatura este 2016… sus actividades están dentro del papel que como Senador tiene, más en el ramo de Hacienda y también va a donde lo invitan porque eso sí, antepone la educación ante cualquier cosa. Es de trato terso pero firme. Es inteligente y difícilmente creo que alguien, sea político o prensa, lo puede sorprender.
Y para concluir en esta breve lista de Yunes, está Héctor.
Viejo lobo de mar, con talento, conocimiento, que ha aprendido a moderar su carácter irascible, su explosividad temperamental, lo que bien le ha ayudado bastante al menos con la gente que lo acompaña.
Aun cuando dice lo contrario, sus acciones lo desmienten al verse en clara precampaña rumbo al 2016, con casi tres años de distancia…
Le teme al dedazo y apuesta a las encuestas. Muchos dicen que de no ser el candidato del PRI, se iría a otro partido… no lo creo… no tanto por fidelidad al PRI, sino porque sabe que en Los Pinos ya gobierna un priista.
Quien piense que ya no son los tiempos anteriores a la docena panista presidencial, se equivoca… son los mismos tiempos pero con más fuerza.
Héctor jamás retaría al Presidente de la República como lo hizo en su momento Dante…
Dice Héctor que él será el Gobernador… me gusta su optimismo pero suena a amarrada de dedo cuando cita a las encuestas… es como si a Héctor se le olvidara en qué partido milita… bueno, cada quien hace su juego…
Lo que me queda claro es una cosa: Sé que un Yunes será Gobernador… y lo mejor: Un Yunes sabe que no será gobernador.
Publicar un comentario