viernes, 25 de julio de 2014

Coatza y sus rezagos históricos

José Luis Ortega Vidal
Claroscuros

(1)
Una de las variables clave que las macroempresas analizan para elegir el destino de sus inversiones es la existencia de un mercado atractivo, cercano y estable que garantice la venta de su producción.
En el mismo nivel de importancia los inversionistas analizan las condiciones en qué operarán sus fábricas: garantía de materia prima, mano de obra calificada y a buen precio, infraestructura de comunicación, estabilidad política, índices de desarrollo humano.
De producir y vender ellos se encargan. Les preocupan aquellos elementos que no están en sus manos; que no se incluyen en su plan de trabajo; que dependen del gobierno, de la cultura del lugar en el que se establecerán; de la Ley.

(2)
Odebrecht es una empresa mundial que nació en Brasil y construye proyectos de alta complejidad en el mundo –incluidos algunos de los estadios para el Mundial de futbol que recién concluyó- tales como autopistas en Estados Unidos, vías de comunicación en pleno Amazonas y complejos industriales como Etileno XXI en Nanchital, junto a Coatzacoalcos.
Esta empresa no es la propietaria del proyecto Etileno XXI. Los dueños son Braskem e Idesa.
La primera es una firma carioca, la segunda mexicana y ambas contrataron a Odebrecht para construir el cuarto complejo petroquímico junto al río Coatzacoalcos; donde Petróleos Mexicanos (PEMEX) ha impulsado la manufactura de plástico a partir de la década de los 60s.

(3)
Se ha dicho una y otra vez -desde el gobierno estatal- que junto a Etileno XXI se construirá un Cluster de la cadena productiva de polietileno, con capitales europeos, latinoamericanos, norteamericanos e incluso mexicanos.
Además de Etileno XXI la empresa Mexichem adquirió una amplia parte de las instalaciones del Complejo Pajaritos –el más importante de PEMEX en la zona- y en consecuencia se vive hoy la incertidumbre de cientos de trabajadores petroleros ante la noticia de que la mano de obra que siempre controló el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, competirá –por decirlo eufemísticamente- con los contratos a impulsar por la iniciativa privada.
Esto, sin embargo, es tema aparte.
Volvamos por el momento a las condiciones que impulsan las inversiones macro en zonas industrializadas como el sur de Veracruz.

(4)
El Financiero -periódico especializado en temas económicos- publicó el pasado martes 22 de julio una nota que titula: “México presume ocho ciudades atractivas para la inversión: ProMéxico”.
Allí se lee:
“Tijuana, Tampico, Veracruz y Mazatlán, son las cuatro ciudades del país que ofrecen mayor conectividad para los transportes aéreo, marítimo y ferroviario, y por ende resultan atractivas para la inversión, de acuerdo a la nueva herramienta interactiva presentada este martes por ProMéxico y denominada Site Selection.
Otras de las cuatro ciudades que destacan con estas características son Tapachula, Campeche, Guaymas y Manzanillo, que pese a no colindar con Estados Unidos, ofrecen conectividad logística para el comercio exterior, detalló la herramienta.
De estas ciudades las que reportan un mayor índice de productividad laboral son Veracruz, Mazatlán y Tijuana, con 29 mil 670 dólares anuales por trabajador, 14 mil 84 dólares y 17 mil 857 dólares, respectivamente.”

(5)
Lamentablemente en la lista no aparece Coatzacoalcos, no obstante la construcción de Etileno XXI y los anuncios en el sentido de que se creará un Cluster alrededor de esta empresa y vendrán más inversiones para sumarse a la confianza demostrada por Braskem, Idesa y Mexichem.

(6)
Echemos un vistazo a los por qué…
Luego de cruzar el puente Coatzacoalcos 1 –en reparación- los usuarios deben pagar una cuota de 22 pesos.
Lo pueden hacer en cualquiera de las 4 casetas destinadas al respecto.
Uno pensaría que si hay 4 casetas, la carretera que continúa debiera operar con 4 carriles.
Pero no es así. Pagada la caseta, la vía que topa el automovilista es de dos carriles y comunica a Coatzacoalcos con la población de Nuevo Teapa, distante a 12.9 kilómetros y enlace –ahora sí- con sendas vías de 4 carriles en dirección a Tabasco una y a Minatitlán-Sayula-La Tinaja la otra.
Los casi 13 kilómetros de la carretera de 2 carriles del puente Coatzacoalcos 1 a Nuevo Teapa se encuentran en pésimo estado.
Así han estado durante años.
Se trata de un contraste muy grande con la imponente presencia de los Complejos Pajaritos, Cangrejera y Morelos que maquilan buena parte de la materia prima para la fabricación de plástico en el país.
Y así como se encuentran estos 12.9 kilómetros, luce la “pista” que conecta con Nanchital, compuesta por 4 carriles asfaltados durante el sexenio de Fidel Herrera Beltrán.
Esta obra, no obstante su crecimiento notable –sus dos carriles originales se duplicaron- también se encuentran en condiciones deplorables.
Más aún: las carreteras rurales que conectan a municipios como Ixhuatlán del Sureste, Moloacán, Las Choapas y Nanchital, semejan verdaderos “campos de batalla” o “cráteres lunáticos”.
¿Así están ahorita, a partir de la construcción del proyecto Etileno XXI, o así han estado siempre?
En realidad, durante décadas estos caminos han sido abandonados.
Otra pregunta: ¿Cómo atraer macro inversiones con esta infraestructura?

(7)
Para llegar al Aeropuerto de Canticas -el único en la zona y notablemente pequeño en comparación al de Veracruz- hay que recorrer una carretera de 8 kilómetros muy angosta, llena de topes y sin acotamiento ni señales, por citar lo menos.
El puerto de Coatzacoalcos es un elemento fundamental para la importación de granos en el país y también –junto al de Salina Cruz- para el paso de gas, derivados del petróleo y próximamente productos ligados a la industria del etileno, del Atlántico al Pacífico.
Es un puerto de ubicación privilegiada en la geografía nacional e internacional.
No obstante, luce muy lejano para competir con su similar jarocho y el gobierno federal ha manifestado su interés por reforzar el puerto de Altamira, en Tamaulipas, antes que invertir en los puntales del corredor transístmico.

(8)
En Villa Allende, la cadena Hilton construye un hotel cuya conclusión se ha puesto en peligro por el pleito entre sindicatos que se disputan los contratos de obra.

(9)
Al final del día: ¿de qué hablamos?
Hay inversiones históricas en Coatzacoalcos pero éstas chocan con rezagos también históricos: serias limitaciones en materia de infraestructura de comunicación: carreteras destrozadas, aeropuerto y puerto limitados.
Inestabilidad política por sindicatos que confunden los contratos con los chantajes y cambian el diálogo civilizado por los guamazos.
Escasa visión: señalamientos de que la problemática de carreteras y caminos dañados son resultado de las obras en construcción y no del abandono por décadas que ha tenido este rubro.

(10)
Si resulta polémica la privatización de PEMEX, la puesta en manos del capital privado nacional e internacional de nuestra materia prima –el petróleo- y nuestro mercado interno –más de 100 millones de potenciales compradores de manufacturas vinculadas al plástico- el peor escenario sería que las condiciones que prevalecen en nuestro entorno continúen como están y finalmente no se concreten planes como el del Cluster de Etileno, tantas veces anunciado.

(11)
Resulta tan importante defender los derechos de la clase trabajadora; evitar que la privatización de la industria petrolera –consummatum est- se traduzca en el nuevo saqueo de una sociedad históricamente saqueada, como actuar con civilidad e inteligencia respecto a lo que estamos viviendo y lo que viene.
Los responsables de la infraestructura, su rescate, mantenimiento y desarrollo somos todos: nuestro gobierno en los tres niveles, las empresas que deciden invertir en nuestro suelo y la sociedad que debe pedir, exigir, vigilar, gestionar, demandar, pero en apego a la Ley y con el uso de la razón, no desde la perspectiva del agandalle y la lucha ciega, torpe, necia.

(12)
Si estamos colocados en el camino histórico que nos exige salir del hoyo; evitar el saqueo; promover el desarrollo parejo y la justicia para el Pueblo y no sólo para unos cuantos, caminemos y vayamos hacia adelante.
Pero hagámoslo bien.
No nos vaya a pasar lo que al perro de las dos tortas y nos quedemos con los mismos rezagos y sin el patrimonio natural que nos fue dotado.
Publicar un comentario