miércoles, 23 de julio de 2014

Los tiempos cambian


Karime Macías Tubilla

Casa Veracruz

Existe una vieja maldición china que dice: “ojalá vivas en tiempos interesantes”. ¡Vaya que nos ha tocado vivirlos!
Comprendo que el mundo entero está viviendo un cambio. Tan solo analicemos la rapidez con la que nos llegan las noticias de todos los rincones del mundo. O bien, prestemos atención al número de habitantes que había en los 70’s, contrastándolo con cuantos somos ahora. Tan solo en nuestro país en aquella década había 48.2 millones de mexicanos y hoy somos más del doble. (Fuente: CONAPO)
Necesariamente los retos tienen que ser distintos. ¡De hecho lo son!
Escuchar a los abuelos decir: “es que esto no pasaba antes” es escuchar la voz de la verdad. ¡Por supuesto que no pasaba antes!
Hoy hay una lógica distinta. Y a medida que los tiempos van cambiando la legislación debe acompañarlos.
Recuerdo una de las primeras lecciones en clase de Derecho Constitucional, en donde nos señalaron la importancia de que la Constitución Política de nuestro país pueda ser reformada, que pueda acoplarse a los nuevos tiempos. Lo mismo sucede con otros ordenamientos jurídicos.
Por eso aplaudo las reformas impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto. Y estoy segura que vendrán más reformas a distintos ordenamientos que permitan responder a los problemas planteados por esta realidad histórica.
El tema en concreto del albergue de la anciana Mamá Rosa que ha estado en los medios esta última semana nos ha mantenido a todas las titulares de los DIF Estatales en permanente comunicación con DIF Nacional y entre nosotras. Hemos compartido experiencias exitosas, analizado el estado que guarda cada una de las legislaciones locales y redoblado las inspecciones y vigilancias a los albergues en funciones.
Hay adecuaciones legales que hacer en la materia, pues si bien las personas envejecen, como en el caso de Mamá Rosa, nuestra legislación no puede darse ese lujo.
Publicar un comentario