viernes, 25 de julio de 2014

Noticias de Peso



Brenda Caballero

Números Rojos

Hoy no voy a escribir de fiscal, ni de economía, ni de finanzas, aunque sí voy a tocar el peso, pero no la moneda, sino el peso corporal.
Y es que de un tiempo para acá, el peso es noticia, ya no en devaluación, porque los mexicanos estamos en una constante y lo constatamos al pagar día con día productos y servicios, sino en noticias sobre la obesidad, la anorexia y la bulimia.
Incluso, si estamos viendo un noticiero o un programa en televisión, nos inundan la pantalla con aparatos para hacer ejercicio, productos que bajan de peso acelerando el metabolismo, hasta fajas maravillosas que reducen ¡dos tallas!
Creo a veces que esa publicidad consumista nos hace sentir que realmente estamos con un sobrepeso increíble.
Alguna vez escribía lo difícil que era para mí conservar mi peso ideal, incluso, a pesar de correr casi todos los días y hacer pole tres veces a la semana, reconozco que más de una vez he consumido pastillas para bajar de peso y hasta he aprendido a inyectarme para bajar “la lonja”.
Reconozco que el peso es un tema que nos preocupa a hombres y mujeres, aunque más a las de mi género, pero a veces, en lugar de comer saludable, recurrimos a comprar las pastillas de la amiga porque ella bajó ¡cinco kilos con ellas!, ¡woaooo!
¡Por Dios! cada ser humano tiene un metabolismo diferente; además, queremos que las pastillas y “menjurjes” hagan magia sin que cambiemos nuestros hábitos alimenticios. Por ejemplo, seguir comiendo pan, tortilla, pasteles, tacos, tortas, tamales en lugar de frutas y verduras. ¡Ah! pero qué tal pedimos coca light ¡eso sí me mantendrá la línea!
O qué tal cuando tomamos pastillas de ésas que dejan horriblemente llena la taza del baño de grasa, o las gotas que nos bajan la presión, o peor aún, aquéllas que atacan directamente el sistema nervioso y que nos hacen dependiente porque son derivadas de las anfetaminas. Entonces sí podemos bajar un par de kilos, pero como ya somos delgadas, en unos cuantos meses seguimos comiendo más y ganamos hasta uno o dos kilos extra, efecto mejor conocido como rebote. Aunque hay que tener claro que el peso muchas veces no depende del ejercicio o de lo que se coma, sino de la genética, la complexión, incluso de problemas hormonales.
Pero no todo es culpa nuestra, nuestro entorno ha hecho que tengamos un estereotipo de que la belleza del cuerpo debe ser delgada. Por ejemplo, hace unos días, revistas como Men’s Health, FHM y People publicaron sus listas de mujeres más guapas y sexis y… ¡sorpresa! ninguna creo rebasa los 55 kilos, es decir, no hay ninguna gordita, o ¿será que ser gorda te quita lo sexy?
Según el diccionario de la Real Academia Española, el significado de sexy “es que tiene atractivo físico y sexual”. Aunque también puede ser sexi, pues según Wikipedia, la recomendación de la RAE en el uso de la Y, de acuerdo a la nueva ortografía española de 2010, después de consonante y a final de palabra, si tiene valor fonético como I, se recomienda cambiarla a I; por ende, la grafía sexi es correcta también.
De acuerdo a la definición de la palabra y viendo las mujeres más sexys del planeta, según estas publicaciones, cubren el perfil, aunque la mayoría no son naturalmente sexys, sino lo sexi lo hace una expresión de cara totalmente maquillada, o una posición corporal con ropa extremadamente sugerente. Luego entonces, a mi juicio estas mujeres, en su mayoría modelos y actrices, son sexis por sus complementos, no por ellas mismas.
¡Ahhh, pero cómo quisiéramos ser como ellas, incluso la imitación llega a la locura y hay casos extremos en que personas se han sometido a múltiples operaciones para parecerse a Kim Kardashian, a la barbie humana, a Justin Bieber, al muñeco Kent y hasta a Jessica, la esposa de Roger Rabbit, perdiendo su propia identidad.
La semana pasada, una noticia se hizo viral y fue sujeta de múltiples comentarios: “El Calendario Pirelli rompe el tabú del cuerpo perfecto ” y todo porque después de 50 años, en la edición para el 2015, dentro de las fotografías que mostrará la edición, incluirán a la estadounidense Candice Huffine, una modelo talla grande que pesa 90 kilos y mide 180 centímetros.
¡Bravo! por fin alguien más real, como aquella campaña de Dove que trataba de mostrar mujeres con peso y tallas comunes.
Aunque el calendario sólo incluirá a una modelo talla grande, esperemos que poco a poco las cosas estén cambiando y que poco a poco nosotros mismos cambiemos los estereotipos. Pues recordemos la frase: “Tú eres preciosa, es la sociedad la que es una mierda”

Email: caballero_brenda@hotmail.com
Publicar un comentario