jueves, 24 de julio de 2014

Xalapa, el diagnóstico

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Estamos a punto de terminar el séptimo mes de las actuales administraciones en los municipios veracruzanos.
A la fecha, en muy contados casos hay un reconocimiento de los ciudadanos al desempeño de los presidentes municipales y sus equipos de trabajo, sobre todo en las áreas más sensibles del gobierno, aquellas que tienen que ver con temas básicos, como seguridad y recolección de basura, por citar dos ejemplos.
Hay otros casos, como el de Coatepec, donde el alcalde no dejar se lamentar la precaria situación económica heredada: las deudas que dejaron sus dos antecesores ahorcan las finanzas municipales e impiden que la autoridad local tenga recursos para los gastos más elementales, como papelería y pago de la nómina.
En Xalapa es diferente; aquí se percibe una fuerte crítica de la sociedad a las actuales autoridades municipales, encabezadas por Américo Zúñiga Martínez, debido a que el ayuntamiento no ha sabido o no ha podido resolver los problemas que enfrenta la ciudad: la basura campea en las colonias populares donde, por si fuera poco, el alumbrado es deficiente.
Prácticamente todos los días hay quejas de los habitantes de las colonias populares por los malos servicios; por eso no extraña la postura de los cuatro candidatos que contendieron contra el hoy alcalde en la elección local de 2013.
Radiover, una agencia de noticias de esta capital, difundió una interesante serie de entrevistas que incluyeron a Dulce María Dauzón Márquez, Edit Rodríguez Romero, Abel Cuevas Melo y Marcos Salas Contreras, quienes buscaron la presidencia municipal de Xalapa por los partidos Movimiento Ciudadano, del Trabajo, Acción Nacional y de la Revolución Democrática, respectivamente, alcanzando juntos casi 54 mil votos; 11 mil más que el PRI.
Cualquiera pensaría que hablan desde el resentimiento de la derrota; sin embargo, se trata de personas que contaban con propuestas y con un proyecto de gobierno; y que, además, tienen el pulso de lo que ocurre en esta capital porque no han dejado de tener presencia.
Todos ellos cuentan con una trayectoria respetable en diferentes ámbitos de la vida productiva y, en algunos casos, del servicio público. Por eso resulta interesante el balance que realizan sobre los primeros siete meses del actual ayuntamiento: problemas en limpia pública, seguridad y vialidad, que se complican por la falta de experiencia y capacidad de las autoridades.
Marcos Salas, quien fuera candidato del PRD, señaló que la poca infraestructura de la ciudad es el saldo pendiente de los ayuntamientos y que muchos asentamientos se establecen en condiciones irregulares y riesgosas. Por su parte, quien fuera postulada por el Movimiento Ciudadano, Dulce María Dauzón, habló del descuido en que se encuentra Xalapa y también se refirió a la falta de visión de sus autoridades.
Abel Cuevas Melo, abanderado del PAN, fue mucho más severo en sus señalamientos y apuntó que la falta de preparación y experiencia del alcalde Américo Zúñiga provocan que los problemas empeoren y no se observe solución; mientras que quien contendiera con las siglas del PT, Edit Rodríguez, calificó a esta ciudad como inviable y en profunda crisis.
Sin excepción, los cuatro dieron un diagnóstico puntual que vale la pena retomar, analizar y escuchar; esperemos que con esa inteligencia reaccionen las autoridades municipales, en lugar de recurrir a la descalificación. Esas voces son fiel reflejo de lo que se escucha entre los pobladores del municipio, cada vez más cansados de la incapacidad y de la falta de resultados. @luisromero85
Publicar un comentario