viernes, 15 de agosto de 2014

Duarte, el intolerante

Salvador Muñoz
Los Políticos

Hasta el momento, conozco a un Javier Duarte de Ochoa tolerante con los ejercicios periodístico, crítico y sarcástico que aunque parece lo mismo, no lo es y aún es más difícil combinarlo.
Javier Duarte de Ochoa ha aguantado mis comentarios de manera directa (se los he dicho) así como de forma indirecta (sea a través de escritos o imágenes).
Conozco a un Duarte tolerante… hasta el momento…
Otro que aguanta vara es Alberto Silva Ramos, que cuando se tiene oportunidad, es abierto a escuchar lo que considero está fuera de lugar en la actuación del Gobierno estatal; a veces tiene un argumento para determinado proceder o a veces oye nada más y es cuando no sé si me está escuchando o le está entrando lo que le digo por un oído y le sale por el otro… es cabrón.

II
Hace una semana, el viernes, Alfredo Pizaña Valdez, hasta ese momento Encargado del Departamento de Programación y Presupuesto de la Unidad Administrativa de la Oficina del Gobernador, perdió los estribos con unas ciudadanas, las gemelas Yessika y Erika, a quienes no sólo agredió verbal, sino físicamente.
Erika, la que recibió un puñetazo, comentaba que se hizo una radiografía en la nariz por temor a que tuviera una lesión grave.
El funcionario, menos de media hora después de que en las redes sociales se diera a conocer el suceso, era cesado por órdenes del Gobernador ante las agravantes del caso… y como dice Erika, “ahora, a esperar el actuar de la Procuraduría”.

III
Quizás porque fue en fin de semana, pero pocos se enteraron del suceso y sus consecuencias… todavía hasta el jueves, algunos amigos se preguntaban qué había pasado con el agresor de las gemelas Erika y Yessika. Otros, me llamaban para comentarme que sí, que sí era cierto que lo habían cesado porque “el primo de un amigo” le había confirmado la especie.
Pero les había dicho que hasta el momento, había conocido a un Javier Duarte tolerante… hasta que el pasado lunes, una circular en la secretaría particular del Gobernador, encabezada por el Flaco (nada más de apodo) Juan Manuel del Castillo González, me hace pensar lo contrario.
La circular número SP/0478/2014 hace un apercibimiento a todo el personal de la Oficina del Gobernador a no cometer actos contra el Servicio Público, en el entendido de no utilizar violencia física, moral o inhibir a cualquier persona para evitar conflictos que deriven en la presunta comisión de delitos o malos entendidos.

IV
En política, tolerar es el verbo. Todos los funcionarios están a merced de calificativos de quienes tenemos oportunidad de escribir y muchos son los que saben conjugar este verbo. Los pocos son pendejos por tomárselo a pecho. Javier Duarte, al menos, en lo particular, me ha demostrado dos cosas: En el caso de Alfredo Pizaña no toleró la agresión física y verbal contra dos ciudadanas por parte de un funcionario y aún más, cercano a su oficina; en mi caso, creo que todavía me guarda tolerancia… o tiene un gran sentido del humor. Buen fin de semana.

smcainito@gmail.com
Publicar un comentario