domingo, 31 de agosto de 2014

Gobernar a Veracruz: ¿para qué?


Eduardo de la Torre Jaramillo
Escenarios

Aunque es muy pronto para hablar del 2016 y del cambio de gobierno; me produce mucha risa que se hable de candidatos a gobernador; como si el asunto medular de la próxima gubernatura sea la de “querer” ser candidato sin atributos, porque la pregunta central es sobre la capacidad para gobernar, al talante para tomar riesgos y resolver los viejos y nuevos problemas de Veracruz; sobre todo por la situación en la que se encuentra la entidad federativa; por ejemplo, el Foro Cívico Plural compiló cuatro diagnósticos, uno internacional y tres nacionales sobre el estado que guarda nuestra entidad; aquellos fueron los de: OCDE, México ¿cómo vamos?, INE y Coneval.
En el caso de la OCDE, los indicadores fueron evaluados del 0 al 10, veamos: a) acceso a servicios con 0.0; b) ingresos con 0.1; c) empleo 7.0; d) educación 0.7; e) medio ambiente 5.7; f) participación ciudadana 1.3; g) salud 0.8; y h) seguridad 0.0.
Por la parte de México ¿cómo vamos?; Veracruz ocupa el lugar 26 de 32 de todas las entidades federativas; en esta medición son 10 indicadores los evaluados: a) crecimiento económico -06; b) empleo 0.1; c) productividad 0; d) bienestar 5; e) deuda pública 0.1; f) inversión extrajera directa 0.3; g) fomento a las exportaciones -0.1; h) estado de derecho -34.1; i) informalidad 1.3; y j) diversidad laboral -0.1.
En el caso del INE, el estudio contempla seis dimensiones de estudio: 1) Estado de derecho y acceso a la justicia; 2) Participación política; 3) Sociedad civil y participación no electoral; 4) Vida comunitaria; y 5) Redes de asociaciones e intermedias.De acuerdo a lo anterior, el resultado que obtuvo Veracruz es que el 85.6% son los ciudadanos más aislados, pero se desagrega de la siguiente manera:Tipos de participación:1% firmó una petición; 1% asistió a una reunión de Cabildo; 3% participó en una huelga; 4.5% estuvo en un bloqueo; y 8.3% fue parte de una manifestación o protesta.Relación con la democracia:al 65% le da lo mismo un sistema democrático o no; 17% es preferible un sistema autoritario, 18%; y la democracia es preferible.Nivel de Confianza:72% Ejército; 63% Iglesia; 51% Maestro; 33% ONG; 30% Gobierno Federal; 22% IFE; 22% Gobierno Municipal; 21% Gobierno Estatal; 18% Medios de Comunicación; 17% Policía; 15% Jueces; 12% Sindicato; 11% Empresarios; 8% Partido Político; y 6% Diputado.
De la misma manera, el Coneval donde el resultado para Veracruz dentro de las 32 entidades federativas, de un 100 por ciento, el estado obtuvo un 35.2 por ciento de avance en 2012, debajo del promedio nacional que es de 44.4 por ciento. La entidad continúa en el cuarto lugar nacional en pobreza, atraso social y es quinto en pobreza extrema.
A lo presentado por el Foro Cívico Plural, hay que agregarle la impagable deuda pública, la cual ya ronda los 92 mil millones de pesos; más la crisis de seguridad pública por la que atraviesa el estado de norte a sur; todo lo anterior apunta a un Estado inviable con una quiebra técnica en materia financiera, política y social; es así como, el próximo gobernador será un administrador del desastre; por lo que ahora lo importante es conocer los ¿qué hacer?, y ¿cómo hacerlo?; es el momento de conocer las propuestas y las acciones gubernamentales para enfrentar la multiplicidad de crisis que enfrenta Veracruz.
Finalmente, observo con mucho detenimiento los perfiles de los políticos que aspiran a ser gobernadores y ninguno del PRI, del PAN, del PRD reúnen las características para resolver los problemas de Veracruz; porque el escenario es de tener un gobierno de reconstrucción estatal ante la actual situación; ya que no son tiempos de ocurrencias ni de aventuras políticas para Veracruz, esto por la alta complejidad del sistema social, inclusive con una sociedad que está atrapada en el miedo hacia el propio gobierno y a los grupos ilegales, la cual no encuentra salidas a su existencia cotidiana. La ruta es la responsabilidad, la prudencia y la ética política para salir de un pleito político personal, que ya se torna hasta pasional y que está arrastrando a casi 8 millones de veracruzanos. Es por eso que lo que mediremos los veracruzanos será el tamaño y la capacidad de la clase política local, y sobre todo las ideas y propuestas para la nueva gobernación requerida y necesaria.
Publicar un comentario