miércoles, 6 de noviembre de 2013

Callejas y un cuento de vaqueros

Maestros de la Educación y Maestros de la Represión

Rafael Durián
Crónica Ácida

Se encontraba muy denso el ambiente en las cercanías del Congreso. Los elementos de Seguridad estaban esparcidos por cada una de las calles; distribuidos en patrullas, sombras de árboles, esquinas, pequeños grupos, tiendas, zonas altas y bajas.
En calles cercadas se encontraban algunas personas gritando consignas en contra de Callejas, del Gobierno, de la Reforma Educativa y principalmente de la represión ejercida por los elementos a los manifestantes.
En los extremos de la calle Encanto había cercos vigilados tanto por elementos de Seguridad como por personas con léxico y apariencia campesina, que cuidaban celosamente cada segmento de valla. En estos primeros filtros se encontraban quienes miraban medianamente los gafetes que portaban los asistentes.
Un jinete de la policía montada de la SSP abría una cerca con el fin de que pasara el contingente de caballos y se ubicara en el frente del Congreso causando angustia entre los manifestantes, quienes demandaron educación para solicitar permiso para pasar.
En la calle del Congreso, un montón de gente “aliada” le manifestaba porras a cuanto personaje por ahí pasaba... de Antorcha Campesina, jóvenes borregos, del Verde Ecologista, etcétera. Muchos de ellos asentados desde la noche anterior. En las avenidas cercanas se notaban camiones de turismo esperando a los acarreados y el clásico grupito de choferes platicando. 
Echando porras a su diputada La Antorcha Humana

Frente al recinto legislativo, el segundo filtro estaba más difícil que el primero. Era un estrecho caminito de vallas metálicas con rollizos guardias que exigían el gafete incluso a ediles reconocidos, mientras dos sujetos escaneaban el código de barras de cada gafete sin que en sus pantallas nunca apareciera nada (como fue en mi caso ) y una fila de guapas jóvenes que, aunque estaban muy bien arregladas, no lograron ocultar su perfil policial. 
Dando el "gatazo"

Al ingresar, por la entrada principal al recinto, estaba el acceso a invitados, en donde un segundo grupo de “escaneadores” revisaban los gafetes nuevamente, mientras reporteros entrevistaban a los nuevos dipus, a los nuevos pluris y a los nuevos secres. Invitándose mutuamente al café o a comer intercambiándose pin, Whatss o face.
Entraron entonces por la puerta grande el grupo de los AVE's con sus mayores exponentes: Alfredo Tress Jimenez, Esteban Acosta y Beto Meza, muy sonrientes, señalando que castigarán a aquellas autoridades que cometan nepotismo en sus cargos. 
"Qué tal mi look de cuernitos"

Muy bien protegido y por el estacionamiento, llegó Callejas Junior, algo cabizbajo, respondiendo múltiples preguntas acerca de las manifestaciones magisteriales. Fue recibido por un oportuno Gaudencio Hernández Burgos que lo acompañó al recinto. 
"Ya apapaché a tu cachorro, mi líder"

Solita entró Carolina Gudiño, quien nota poca panza y un gran apoyo a su hermano al entrar a los empujones al Congreso ¡y en su condición!
¡Ya se le nota la pancita!
 
Corría el rumor de que dentro del recinto, estaba ya el coordinador Juan Nicolás Callejas recibiendo a los invitados de los diputados, hecho que después fue confirmado por el mismo al señalar que por esta razón “no se enteró de todo lo que pasaba por fuera del Congreso estatal”... bueno, déjeme ahora contarle otra de vaqueros...
El patito feo

La inigualable entrada de Renato Tronco dejó boquiabiertos a muchos, sobre todo a aquéllos que pensaron que no iba a cumplir esa promesa de campaña de llegar al congreso a caballo. Acompañado de muchos cuates y “Tentación” (como se llama el animalito), llegó saludando sobre la elevada montura del soberbio caballo negro que lo condujo a las puertas del poder legislativo en donde se bajó saludando a todos los ya conocidos en su pasada legislatura. Al preguntarle por la resolución de nulidad que el Trife decretó en la elección de Las Choapas, el actual diputado dijo que la culpa no la tiene la gente, ni los inmigrantes centroamericanos; la culpa es por la traición colectiva que se dio por parte de Sindicatos, Líderes, representantes y sobre todo funcionarios. En cuanto a su carrera musical dijo que seguirá llevándola a cabo como hasta ahora lo ha hecho. 
¡Hasta se siente cantante!

Una vez dentro del recinto oficial, los diputados ya habían tomado sus lugares; unos, incluso, tenían su propio curul pero compartían escritorio. Todo esto hasta que llegara la votación para la mesa.
El más ubicable de los diputados de todos los ahí presentes era Gándara, quien se movía con soltura entre los diputados que se tomaban fotos con el coordinador Callejas y uno que otro colado.
Le echará todos los kilos
Y hablando de colados, Alejandro Montano, quien siempre estuvo cerca de los nuevos Dipus. sSe encontró a Juan Nicolas Callejas quien le dijo: “queda pendiente lo de tu hija”, mientras él asentaba agradecido. 
"Aquí, cuidando la chamba de mi hija"

Cuauhtémoc Pola Estrada, con su anaranjada corbata y celular en mano, pedía que le tomaran una foto con su familia. Una mujer mayor, quizás su madre, le ordenó: “llámale a tu hermano”. Cuauhtémoc respondió con desgano: “está hasta allá adelante, ya así”. Lo que les obligó a salir con la familia incompleta.
Y hablando de que la familia esta de acuerdo, el diputado David Velasco Chedraui, quien hace poco festejó los quince años de su hija, pasó completamente inadvertido en todo el evento... ojalá y esto no se prolongue en lo que le dure el cargo.
Por su parte, al alejado Tonatiuh Pola le cayeron los medios de comunicación con todo, mientras esquivaba cada una de las certeras e insidiosas preguntas... señalaba cómo recordaba esos ratos en que estaba en el corral de prensa... a sus entrevistadores, el malencarado Pola les dio su celular, correo, nextel y creo que les dio ¡hasta su Pin…! de Blackberry. 
"Y pensar que yo hacía preguntas a modo..."

Inició entonces el evento con la lista de asistencia... desde Ahued hasta Zarrabal. Pasó de todo desde un Callejas al que le gritaron “equipo, equipo” hasta un Bahena Corbalá que no causó muchos aplausos. Pasaron dos rondas de aplausos muy similares, la de los cuates Cuauhtémoc y Tonatiuh y un muy aplaudido Eduardo Robles, quien supo muy bien acomodar a sus acarreados. 
"Te pesa el cabús, mija"

Dentro del recinto oficial me di cuenta de que los retenes, elementos, tránsitos, policías antorchistas, propriístas, lectores de códigos, funcionarios cadeneros, detectores de metal, IPAX, SSP, policía vial, policía montada y el cuerpo de élite antimotines no sirvió para nada ya que antes de la “previsible” votación que acomodara a Anilupe Ingran como presidenta, un zafarranchito se armó en el frente de la tribuna entre manifestantes del Movimiento Magisterial Popular de Veracruz (MMPV) y la ayudantía del Congreso al evitar exponer una manta anticallejista, mientras le gritaban consignas de “traidor” y “vendido”. Los manifestantes aparte de enfrentarse a los guarros del Congreso, se enfrentaron a las rechiflas e insultos de los muy bien acomodados invitados quienes se mostraron con una conducta de defensa al PRI mezclada con la capacidad de respuesta de un alburero. 
He aquí, a su nueva reina!!!


Después de emitir sus innumerables exigencias, los manifestantes terminaron callados con la voz en el micrófono de Anilupe Ingram quien realizaba su toma de protesta antes de proclamársela a los diputados.
Cabe señalar que los funcionarios emitían su voto con enorme gusto y satisfacción a la par de decir: “la primera de muchas”. Y ojalá eso sean las sesiones, no un espacio vacío; ojalá los manifestantes vigilen las acciones de sus diputados; ojalá las inconformidades sociales se demuestren en el Congreso; ojalá se permita el debate; ojalá todos los medios de comunicación estén pendientes de cada sesión del Congreso, ojalá el secretario lea lo que decían los dos votos nulos. Al concluir esta crónica, es necesario señalar que medios nacionales documentaron los diferentes tipos de violencia en que las autoridades impidieron la libre manifestación de los maestros del MMPV; señalaron algunas de las lesiones que sufrieron tanto manifestantes como personal de apoyo... cabe señalar que durante mi estancia en dicho evento no coincidí con ninguno de estos sucesos.
Zafarrancho con todo y seguridad
Publicar un comentario