lunes, 6 de enero de 2014

Peña Nieto y Héctor Yunes

Partiendo la rosca


Salvador Muñoz
Los Políticos

Cuando las manos se encontraron, entre un mundo de saludos que iba dando a veces en un sin ton ni son, y se percató de quién era, primero escuchó los buenos deseos propios de estas fechas: “Le deseo lo mejor en este año, señor Presidente”, no más, no menos, y acto seguido, la atención que brindó a quien lo saludaba dejó a más de uno con el ojo cuadrado. Peña Nieto habló al oído. Lo que dijo, al tiempo se ha de saber y lo mejor: se ha de notar. Después, con afecto, se despidió y siguió con los saludos, nuevamente, a veces sin ton ni son… Más tarde, Juan Antonio Nemi Dib, el titular de Salud, con esa mirada de pingo que le caracteriza, señalaba a Héctor Yunes Landa como diciéndole: “Ya te vi, ya te vi”...
Sí, entre corrillos de lo que fue el acto conmemorativo de la Promulgación de la Ley Agraria, no se hablaba en Veracruz, de otra cosa que no fuera la deferencia que tuvo el presidente Enrique Peña Nieto para con el Senador Héctor Yunes Landa… pero lo hacían muy en cortito, entre cuchicheos, como si no quisieran que los vieran hablando de ello...

II
El anfitrión fue el tocayo Carlos Salvador Abreu Domínguez, líder de Canacintra. El objetivo de la reunión: Partir la rosca de reyes. Empresarios en diferentes ramas de Xalapa concentrados en el Suterm Domo. Entre los invitados: Harry Grappa, quien al parecer, ya le viene “el rebote”… ya no se ve tan delgado o simplemente sufrió los estragos propios de la temporada decembrina; allí igual estaba el alcalde de Naolinco, Francisco Guevara Gómez; el inquieto José Luis Santiago López; Manuela Aburto, de Ópticas Diors, entre tantos. La cita era a las 20 horas pero se esperó unos quince minutos más a los invitados de honor: el alcalde Américo Zúñiga Martínez, así como el senador Héctor Yunes Landa. Entonces, Abreu Domínguez arrancó con un discurso ameno, alegre, jocoso pidiendo a Harry Grappa que diera por clausurado el programa “Guadalupe-Reyes” a sabiendas de que por esta temporada, mal mexicano el que no suba mínimo cuatro kilos. Y a las 8:25 PM llegó el Senador, y no apenas se iba acomodando cuando detrás de él, Américo Zúñiga entraba acompañado de los regidores Silem García Peña (PRI) y Heriberto Ponce Miguel (PAN), en muletas.
Por cierto, Ponce Miguel sufrió en carne propia el cariño de amigos y empresarios que al verlo, no dudaban en abrazarlo efusivamente hasta que los aplacaba el regidor quien aún adolece por la fractura de pelvis que le ocasionó un tráiler que lo chocó el pasado 8 de diciembre.
Tras el recibimiento del Senador como del Alcalde ateniense, el presidente municipal de Naolinco, Francisco Guevara Gómez, tomó el micrófono para dar una noticia a los presentes: ¡Se había sacado el muñeco! y extendía la invitación para que el tres de febrero lo acompañaran a su municipio a celebrar la Candelaria… “¡quizás no habría tamales pero sí chiles rellenos!”
Abreu Domínguez volvió a tomar el micrófono para hacer patente la presencia de Héctor Yunes y de Américo Zúñiga. Agradeció al Senador el apoyo por acercar unos programas de proyectos productivos a Emilio Gamboa y con el alcalde de Xalapa se comprometió junto con todos los empresarios, a trabajar por la capital de Veracruz.
Américo agradeció la hospitalidad de los empresarios para con él durante nueve años en esta ceremonia de la rosca y se comprometió a trabajar con los de la iniciativa privada en su administración.
Héctor Yunes aseguró que él quería invitarlos a una tamaliza en el Senado, pero el alcalde de Naolinco le ganó el brinco… ¡estaba de muy buen humor!

III
Cámara de Senadores. Héctor Yunes estaba distraído. Cuando tres palmadas bien puestas en la panza lo sorprendieron. ¡Era el presidente Enrique Peña Nieto saludándolo! Testigo de ello, otro Yunes, Pepe, el de Perote, quien le dijo, palabras más, palabras menos: “Tío, ¡cómo te saluda el presidente!”
No es nueva la deferencia del Presidente para con Héctor Yunes… tampoco de ahora que es Senador… hay que hacer memoria y recordar que Héctor hizo mucha carrera política en el altiplano y quizás sea de los pocos veracruzanos que ha estado más cerca de lo que uno supone en el ascenso político de quien hoy es el presidente de la República.
Las palabras que dirigió el Presidente al Senador quisieran haberlas oído muchos pero no será necesario… al tiempo se verá en hechos y acciones… mientras, muchos, ¡han de estarse tronando los dedos!
Publicar un comentario